Brasil recorta meta fiscal para ganar credibilidad, mercados están escépticos

jueves 20 de febrero de 2014 14:27 GYT
 

Por Alonso Soto y Luciana Otoni

BRASILIA (Reuters) - Brasil estableció el jueves una meta fiscal más modesta para el 2014 en un intento por recuperar la credibilidad de los inversores, pero los mercados siguen escépticos de que la presidenta Dilma Rousseff sea capaz de cumplir los objetivos en un año electoral.

En un anuncio ampliamente esperado, el Gobierno dijo que recortó la meta del superávit presupuestario primario a un "conservador" 1,9 por ciento del Producto Bruto Interno (PIB), lo que aún así podría ayudar al país a reducir la carga de su deuda.

El superávit primario, o ingresos luego de gastos pero antes del pago de intereses de la deuda soberana, es un indicador de la capacidad del país de repagar su deuda.

Brasil no logró alcanzar su meta de superávit primario en los últimos dos años, del 3,1 por ciento del PIB en el 2012 y del 2,3 por ciento del PIB en el 2013.

"Desafortunadamente, desconfío de la 'austeridad fiscal' y la búsqueda de cuentas públicas equilibradas seguirá siendo el talón de Aquiles del esfuerzo del Gobierno para mantener su calificación crediticia este año", dijo Alex Agostini, economista en jefe de la agencia Austin Rating, con base en Sao Paulo.

El Gobierno dijo también el jueves que congelará 44.000 millones de reales (18.440 millones de dólares) del gasto público para cumplir con la meta de superávit primario, por encima de los 38.000 millones de reales del año pasado.

Una meta de superávit primario realista y transparente es crucial para que Rousseff vuelva a ganar la confianza de los inversores, mientras lucha por captar inversión extranjera para reimpulsar la economía.

"ALCANZABLE Y REALISTA"   Continuación...

 
Un empleado revisa unas plantillas con billetes durante una visita de medios al edificio de la Casa de la Moneda de Brasil en Río de Janeiro, ago 23 2012. Brasil bajó su meta de superávit presupuestario primario del 2014 al 1,9 por ciento del PIB desde un 2,3 el año pasado, en un intento de convencer a los mercados de que puede cumplir con las esquivas metas de ahorro fiscal, anunció el jueves el Gobierno. REUTERS/Sergio Moraes