20 de febrero de 2014 / 17:49 / hace 3 años

Solicitudes de subsidio por desempleo caen en EEUU, clima nubla panorama fabril

5 MIN. DE LECTURA

Un anuncio de un empleo a tiempo parcial en Encinitas, EEUU, sep 6 2013. El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidio por desempleo cayó la semana pasada y apuntó a una recuperación constante de las condiciones del mercado laboral, pese a dos meses consecutivos de debilidad en las contrataciones.Mike Blake

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidio por desempleo cayó la semana pasada y apuntó a una recuperación constante de las condiciones del mercado laboral, pese a dos meses consecutivos de debilidad en las contrataciones.

Otros datos publicados el jueves mostraron que el clima frío presionó el presupuesto de los hogares, con un alza de los precios de la electricidad y del combustible para calefacción en enero.

Sin embargo, las presiones inflacionarias permanecieron contenidas.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo declinaron en 3.000 a una cifra desestacionalizada de 336.000, dijo el Departamento del Trabajo. Se esperaba un resultado de 335.000, según la mediana de los pronósticos de economistas consultados por Reuters.

El dato de solicitudes cubrió la semana en que se realizó el sondeo para el informe de nóminas no agrícolas de febrero. Tormentas de nieve afectaron a partes del país la semana pasada, que podrían haber hecho que algunos trabajadores se quedaran en casa.

"La semana de referencia del sondeo de febrero coincidió con tormentas que afectaron a la costa este de Estados Unidos. Esto sugeriría un impacto nocivo en las cifras de las nóminas de febrero", comentó Guy Berger, economista de RBS en Stamford, Connecticut.

En un segundo informe, el Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor (IPC) había subido un 0,1 por ciento en enero, principalmente debido al incremento en el precio de la energía para los hogares.

El IPC avanzó un 0,2 por ciento en diciembre y el incremento del mes pasado estuvo en línea con lo esperado por economistas.

En enero, los precios de la electricidad subieron un 1,8 por ciento, la mayor alza desde marzo del 2010. Los precios del gas natural escalaron un 3,6 por ciento, el mayor salto desde abril.

El costo del combustible para calefacción subió un 3,7 por ciento, el mayor incremento desde septiembre del 2012.

Las alzas, que contrarrestaron una caída de un 1,0 por ciento en el precio de la gasolina, están presionando las finanzas de los hogares mientras que los ingresos apenas suben.

Las ganancias semanales promedio ajustadas por inflación subieron un 0,1 por ciento en enero luego de caer un 0,5 por ciento en diciembre, afirmó el Departamento del Trabajo en otro reporte.

"Los mayores precios de la energía podrían afectar al gasto del consumidor este invierno (boreal)", comentó Jay Morelock, economista de FTN Financial en Nueva York.

Efecto Climatico

Las acciones de Estados Unidos operaban levemente al alza, mientras que los precios de los bonos del Tesoro cayeron y el dólar se fortalecía frente a una cesta de monedas.

En los 12 meses a enero, los precios al consumidor avanzaron un 1,6 por ciento luego de elevarse un 1,5 por ciento interanual en diciembre.

Eliminando los volátiles componentes de energía y alimentos, el llamado IPC subyacente subió un 0,1 por ciento por segundo mes consecutivo. En 12 meses a enero, el IPC subyacente subió un 1,6 por ciento, desacelerándose desde el alza de 1,7 por ciento en diciembre y anotando el menor avance desde junio.

Dado que la inflación al consumidor sigue por debajo de la meta de un 2 por ciento de la Reserva Federal, la política monetaria probablemente se mantendrá expansiva por un tiempo, pese a la reducción por parte del banco central de la cantidad de dinero que inyecta mensualmente en la economía.

Dentro del IPC subyacente, hubo alzas en los precios de los alquileres, de los costos médicos y de los medicamentos.

Los costos del tabaco registraron su mayor avance desde julio del 2013, ya que tienden a subir a comienzos de año debido a alzas tributarias.

En tanto, hubo declives en los precios de vehículos motorizados nuevos, de autos y camiones usados y de vestimenta. Las tarifas aéreas bajaron un 2,2 por ciento.

En forma separada, el Banco de la Reserva Federal de Filadelfia dijo que su índice de actividad económica para la zona norte de la costa este de Estados Unidos cayó a -6,3 desde 9,4 en enero.

Economistas esperaban que el indicador de actividad fabril en Pensilvania, el sur de Nueva Jersey y Delaware fuera de 8,0.

Una lectura mayor a cero indica expansión en las manufacturas de la región.

En otro reporte, la firma de servicios de información financiera Markit dijo que su índice preliminar de gerentes de compras para manufacturas estadounidenses subió a 56,7 en febrero, su nivel más alto desde mayo del 2010, que se compara a una lectura final de 53,7 para enero.

Las lecturas sobre 50 indican expansión.

En un último informe, el grupo privado The Conference Board informó que su indicador anticipado sobre actividad económica futura subió un 0,3 por ciento en enero, a 99,5, poco menos al incremento del 0,4 por ciento esperado por economistas.

Reporte adicional de Rodrigo Campos. Traducido por Patricio Abusleme, editado por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below