Brasil anota déficit récord de cuenta corriente en enero

viernes 21 de febrero de 2014 12:00 GYT
 

BRASILIA (Reuters) - El déficit de cuenta corriente de Brasil de enero fue el mayor jamás registrado, mostraron datos del banco central publicados el viernes, en la más reciente evidencia del rápido deterioro de su balanza de pagos mientras los brasileños siguen gastando en importaciones y viajes al exterior.

Brasil anotó un déficit de cuenta corriente de 11.591 millones de dólares en enero, poco más que el saldo negativo récord previo de 11.350 millones de dólares de enero del 2013.

Las estimaciones arrojaban que el país registraría un déficit de cuenta corriente de 11.700 millones de dólares, según la mediana de los pronósticos de 20 analistas consultados en un sondeo de Reuters.

El déficit de cuenta corriente de Brasil en diciembre del 2013 fue de 8.670 millones de dólares.

Para todo el 2013, el déficit de la cuenta corriente de Brasil subió a 81.374 millones de dólares, la mayor brecha desde al menos el 2001.

En el 2012, el país registró un saldo negativo en la cuenta corriente de 54.249 millones de dólares.

La volatilidad que remece a los mercados emergentes ha remarcado las vulnerabilidades de la balanza de pagos en países como la India y Turquía.

Sin embargo, la inversión extranjera directa continúa fuerte en Brasil y financia en gran parte su brecha en la cuenta corriente.

La inversión extranjera directa en la mayor economía de América Latina fue de 5.098 millones de dólares en enero, más que los 4.000 millones de dólares estimados por analistas, pero menos que los 6.490 millones de dólares de diciembre del 2013.   Continuación...

 
Un empleado revisa plantillas con billetes de 10 y 100 reales en una visita para medios a la Casa de la Moneda de Brasil en Río de Janeiro, ago 23 2012. El déficit de cuenta corriente de Brasil de enero fue el mayor jamás registrado, mostraron datos del banco central publicados el viernes, en la más reciente evidencia del rápido deterioro de su balanza de pagos mientras los brasileños siguen gastando en importaciones y viajes al exterior. REUTERS/Sergio Moraes