Problemas de seguridad podrían detener plataformas Petrobras: reporte

domingo 23 de febrero de 2014 14:18 GYT
 

RIO DE JANEIRO (Reuters) - La petrolera estatal de Brasil Petroleo Brasileiro SA podría enfrentar nuevos cortes de producción en las plataformas de la cuenca Campos si la firma no resuelve problemas de seguridad pendientes, reportó el domingo el periódico Folha de S. Paulo.

La compañía, conocida como Petrobras, ha mejorado los estándares de seguridad en sus pozos marítimos durante los últimos dos años, pero aún resta por avanzar "un montón", dijo al periódico el fiscal laboral Mauricio Coentro.

Si los problemas no son resueltos, podría ser necesario el cierre de plataformas, sostuvo.

El diario dijo que se han producido ocho accidentes desde noviembre en la cuenca de Campos, en el este y noreste de Rio de Janeiro, donde Brasil extrae el 80 por ciento de su producción de 2,11 millones de barriles por día (bpd).

Un sindicato que representa a los trabajadores de plataforma dijo que hubo tres accidentes graves, dos incendios y una explosión desde diciembre.

Petrobras dijo a Folha que mejoraba la inspección y mantenimiento, y que todas sus plataformas cumplían los estándares gubernamentales y de la industria.

Funcionarios de Petrobras no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios de Reuters.

Las plataformas petroleras flotantes albergan a decenas de trabajadores y contienen poderosas bombas, grúas y otros equipos pesados necesarios para procesar petróleo inflamable y gas natural. Su ubicación a hasta 300 kilómetros de la costa puede complicar la respuesta a emergencias.

Muchas plataformas de Petrobras son tanqueros convertidos que almacenan cientos de miles de barriles de petróleo por días.   Continuación...

 
FOTO DE ARCHIVO: Una plataforma petrolera frente a la bahía Guabanara en Río de Janeiro. 26 de marzo, 2010. La petrolera estatal de Brasil Petroleo Brasileiro SA podría enfrentar nuevos cortes de producción en las plataformas de la cuenca Campos si la firma no resuelve problemas de seguridad pendientes, reportó el domingo el periódico Folha de S. Paulo. REUTERS/Bruno Domingos