Economía de Brasil cierra con alta nota el 2013, cifras fortalecen a presidenta Rousseff

jueves 27 de febrero de 2014 11:40 GYT
 

Por Brian Winter

SAO PAULO (Reuters) - La economía de Brasil terminó el 2013 en un tono positivo gracias a las inversiones y a un fuerte gasto del consumidor, un resultado que dio a la presidenta Dilma Rousseff un impulso en su intento por reconstruir su credibilidad ante los inversores y ganar la reelección en octubre.

El producto interno bruto (PIB) de Brasil creció un 0,7 por ciento en el cuarto trimestre del 2013 respecto a los tres meses previos, dijo el jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Eso fue más del doble de lo esperado por el mercado y llevó a que la economía se expandiera un 2,3 por ciento en el 2013 sobre una base anualizada.

No obstante, el crecimiento estuvo lejos de los niveles de un 4 a 5 por ciento anual vistos a menudo durante la década pasada, cuando la demanda china por materias primas ayudó a convertir a Brasil en una estrella entre los mercados emergentes.

Pero una infraestructura deficiente, una alta deuda del consumidor y una menguante confianza empresarial desinflaron a la mayor economía de América Latina. Eso ha provocado temores de un largo período de crecimiento estancado, posiblemente por años.

En tanto, un incremento del 6,3 por ciento en inversiones el año pasado debería ayudar a aliviar algunos de los problemas que contienen a la economía.

También le dará a Rousseff una mejor imagen ante líderes empresariales mientras intenta expiar errores políticos de comienzos de su presidencia de izquierda y convencerlos de que un segundo mandato de ella sería más amigable con los mercados.

"Es un buen resultado, dado que hubo mayor inversión, y podías ver una reducción en la brecha entre oferta y demanda. Sugiere que la economía está creciendo con una mejor composición que antes", afirmó Jankiel Santos, economista jefe del banco de inversión Espirito Santo en Sao Paulo.   Continuación...

 
Una persona realiza sus compras en un supermercado en Sao Paulo, ene 10 2014. La economía de Brasil terminó el 2013 en un tono positivo gracias a las inversiones y a un fuerte gasto del consumidor, un resultado que dio a la presidenta Dilma Rousseff un impulso en su intento por reconstruir su credibilidad ante los inversores y ganar la reelección en octubre. REUTERS/Nacho Doce