Consumidores de cobre en Asia demoran compras, esperan mayor descenso en los precios

martes 18 de marzo de 2014 10:13 GYT
 

Por Melanie Burton

SIDNEY (Reuters) - Los compradores de cobre en Asia están demorando nuevas compras del metal ante una débil demanda y expectativas de que restricciones crediticias en China, el mayor consumidor mundial, presionará todavía más los precios desde los actuales mínimos de tres años.

El débil apetito por el cobre refleja la inquietud en torno a una ralentización del crecimiento en China y la incertidumbre en relación a un desmoronamiento generalizado de los acuerdos de financiación con cobre en el país. Todo ello sugiere que los precios van a caer más.

China consume alrededor del 40 por ciento del cobre mundial y analistas estiman que al menos la mitad de sus importaciones son usadas para financiar acuerdos donde el metal es revendido en los mercados domésticos para recaudar capital y llevar a cabo inversiones más lucrativas como las propiedades.

El descenso de los precios fomentó una serie de consultas en Asia y algunas reservas, pero la contenida demanda parece haber sido cubierta y las nuevas compras de alguna manera se han agotado ahora, dijeron ejecutivos de la industria.

"Nuestros clientes esperarán ahora hasta que (los precios) caigan más, a menos que se queden sin inventarios y necesiten del cobre físico", dijo una fuente de un fabricante de productos de cobre en Australia que abastece a constructoras de proyectos de infraestructura en el sudeste de Asia.

"Estoy seguro de que los requerimientos de nuestros clientes están cubiertos por los próximos uno a dos meses", dijo la fuente, que declinó ser identificada debido a que las declaraciones va en contra de la política de la compañía.

El cobre en Londres cayó a su menor nivel en tres años y medio y los precios en Shanghái tocaron mínimos en más de cuatro años la semana pasada, luego de que el primer cese de pagos de bonos corporativos en China la semana pasada generara preocupaciones de que los financistas del país puedan dejar de lado al metal en sus operaciones.

"Nuestros clientes están adoptando una actitud de esperar a ver qué sucede, y compran sólo lo que necesitan", dijo el jefe de adquisiciones de un gran fabricante de cables basado en Asia.   Continuación...