RESUMEN-Inflación al consumidor EEUU sube en marzo, confianza constructores sigue débil

martes 15 de abril de 2014 13:29 GYT
 

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al consumidor de Estados Unidos subieron levemente en marzo en una posible señal de que una tendencia de desinflación ha llegado a su fin, mientras que la confianza de los constructores subió en abril pero se mantuvo en un terreno pesimista.

Aunque el alza del mes pasado debería aliviar las preocupaciones entre algunas autoridades de la Reserva Federal de que la inflación está demasiado baja, las presiones en los precios al consumidor continúan lo suficientemente contenidas como para que el banco central estadounidense mantenga las tasas de interés cerca de cero por un tiempo.

"¿Se acelerará la inflación?. Existen algunos indicios de que podría hacerlo, pero solo modestamente", dijo Joel Naroff, economista en jefe de Naroff Economic Advisors en Holland, Pensilvania.

El Departamento del Trabajo dijo el martes que su índice de precios al consumidor se incrementó un 0,2 por ciento en marzo, ya que un alza de los costos de los alimentos y la vivienda contrarrestó un declive de los valores de la gasolina.

En febrero, el IPC había avanzado 0,1 por ciento. Economistas consultados por Reuters esperaban un aumento de 0,1 por ciento el mes pasado.

En los 12 meses hasta marzo, los precios al consumidor subieron un 1,5 por ciento después de avanzar un 1,1 por ciento en los 12 meses hasta febrero.

El denominado IPC subyacente, que excluye los volátiles componentes de energía y alimentos, también subió un 0,2 por ciento en marzo después de registrar un incremento del 0,1 por ciento el mes anterior.

En los 12 meses hasta marzo, el IPC subyacente avanzó un 1,7 por ciento tras subir un 1,6 por ciento en febrero.   Continuación...

 
Imagen de archivo de unas personas realizando unas compras al interior de una tienda de la cadena Vans en San Francisco, EEUU, nov 29 2013. Los precios al consumidor de Estados Unidos subieron levemente en marzo en una posible señal de que una tendencia de desinflación ha llegado a su fin, mientras que la confianza de los constructores subió en abril pero se mantuvo en un terreno pesimista. REUTERS/Stephen Lam