Trabajadores marchan hasta sede de Gobierno argentino para protestar contra presidenta

miércoles 14 de mayo de 2014 16:32 GYT
 

BUENOS AIRES, 14 mayo (Reuters) - Miles de trabajadores convocados por las principales centrales opositoras marcharon el miércoles hasta la casa de Gobierno de Argentina, en protesta contra las políticas económicas de la presidenta Cristina Fernández.

La multitudinaria manifestación tuvo lugar en momentos en que una elevada inflación y un estancamiento de la economía reducen el poder adquisitivo de los trabajadores y amenazan con golpear el empleo, uno de los indicadores de los que el Gobierno se jacta de haber mejorado en los últimos años.

Un año antes de los comicios presidenciales en los que Fernández no podrá buscar una nueva reelección, varios sindicalistas desafían el poder de la mandataria mientras deciden con qué candidato alinearse para las elecciones del 2015.

Algunos de los líderes de la convocatoria son el poderoso jefe camionero Hugo Moyano y el representante gastronómico Luis Barrionuevo.

"Están en juego nuestros hijos, nuestros nietos", dijo Barrionuevo en un escueto discurso frente a la Casa de Gobierno.

En medio de un caos de tránsito en el centro de Buenos Aires, las columnas de trabajadores de la Confederación General del Trabajo (CGT), liderada por Moyano, y de la CGT Azul y Blanca, dirigida por Barrionuevo, marcharon hasta la histórica Plaza de Mayo desplegando miles de banderas argentinas.

Los manifestantes pidieron al Gobierno medidas contra la alta inflación, la inseguridad urbana y la pobreza.

Argentina padece una de las mayores tasas de inflación del mundo, que este año podría superar el 30 por ciento, mientras que la economía está dando señales de agotamiento tras casi una década de fuerte crecimiento.

La alta conflictividad social en Argentina, donde son frecuentes los cortes de calles y las manifestaciones por reclamos, suele profundizarse durante la celebración de las negociaciones salariales anuales entre los gremios y las cámaras empresariales, que aún no han concluido. (Reporte de Nicolás Misculin; Editado por Javier López de Lérida)