Argentina reitera que no atenderá reclamos de acreedores con deuda incumplida

martes 27 de mayo de 2014 13:40 GYT
 

BUENOS AIRES, 27 mayo (Reuters) - Argentina volvió a rechazar el martes resarcir en condiciones especiales a los acreedores que la demandaron por su masiva cesación de pagos hace más de una década, en su última presentación ante la Corte Suprema de Estados Unidos antes que el tribunal se expida sobre si acepta tomar el caso.

El Gobierno del país sudamericano le pidió a la corte estadounidense que revise las decisiones "equivocadas" de tribunales inferiores, que les dieron la razón a los tenedores de deuda impaga en su reclamo para recuperar el valor total de sus bonos en cartera.

"Argentina reafirma su compromiso de continuar cumpliendo con los pagos de la deuda reestructurada y aceptada por el 93 por ciento de los acreedores", dijo el Ministerio de Economía en un comunicado.

La mayor parte de los acreedores argentinos con deuda impaga aceptaron canjear sus tenencias en el 2005 y en el 2010 por títulos que el país honra normalmente a cambio de fuertes quitas.

El resto prefirió demandar a Argentina ante cortes internacionales bajo el argumento de que fueron discriminados al tratar el país de forma diferente a sus acreedores.

El Gobierno argentino se ha negado a resarcir a los tenedores rebeldes, que incluyen mayormente a fondos de cobertura que el país califica de "buitres", en mejores condiciones que al resto y adelantó que no cumplirá con una orden judicial que lo obligue a hacerlo.

Tras perder la batalla en tribunales de Nueva York, Argentina apeló ante la Corte Suprema, que deberá decidir a mediados de junio si acepta revisar el caso.

Si lo rechaza, el país podría ser objeto de embargos en el exterior por parte de los acreedores litigantes, lo que podría llevarlo a un nuevo default al verse imposibilitado a cumplir con los pagos de su deuda reestructurada.

Argentina ha asegurado que un fallo adverso tendría repercusiones negativas sobre los esfuerzos de otras naciones por reestructurar su deuda soberana. (Reporte de Alejandro Lifschitz)