28 de mayo de 2014 / 21:19 / hace 3 años

Argentina aprueba rebaja de impuestos a biodiésel

BUENOS AIRES, 28 mayo (Reuters) - El Congreso de Argentina aprobó el miércoles una baja impositiva para el uso local de biodiésel, cuya industria se encuentra en crisis tras las severas restricciones que impuso el año pasado la Unión Europea, hasta entonces el principal cliente, a las compras del combustible.

La norma se suma a la reducción del impuesto a las exportaciones que el Gobierno de Argentina, uno de los mayores proveedores mundiales del combustible, aplicó la semana pasada, en busca de aligerar los problemas del sector.

Con el proyecto aprobado por el Senado, con 63 votos a favor y 2 abstenciones, el biodiésel se ve ahora eximido de pagar las tasas que paga el diésel local de origen fósil y es equiparado al diésel importado, que no paga impuestos.

El proyecto había sido votado, positivamente, por la Cámara de Diputados hace dos semanas.

“Es una herramienta fundamental para fundamentar el mercado. Es una decisión correcta para la situación económica del país”, dijo Miguel Pichetto, senador y presidente del bloque de la Cámara alta del oficialista Frente por la Victoria (FpV).

El biocombustible, que en Argentina es elaborado en base a aceite de soja, será ahora más competitivo en el mercado local, donde el diésel vendido al público debe contener obligatoriamente un 10 por ciento de biodiésel y donde también se usa para la generación de energía.

La ley es en “defensa de la producción, en tanto y en cuanto exista esta medida de la Unión Europea, que nos perjudica”, señaló durante la sesión de la Cámara alta el senador oficialista Aníbal Fernández, que acompañó el proyecto enviado al Congreso por el Gobierno nacional.

La norma prevé que la reducción de impuestos sea temporaria, y podrá extenderse si la crítica situación del sector se prolonga.

Junto con la rebaja del 21 al 11 por ciento del impuesto a las exportaciones, la medida mitigará las pérdidas sufridas por el sector tras el virtual cierre del mercado europeo, aunque aún nadie sabe si será suficiente para revertir el golpe.

Con la aplicación en noviembre de un arancel promedio del 24,6 por ciento por cinco años a las compras de biodiésel argentino, la UE ya generó pérdidas superiores a los 1.000 millones de dólares el año pasado a la industria local, según datos de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio).

Aunque el arancel rige desde noviembre último, la UE ya aplicaba desde el año anterior tasas provisorias que habían derrumbado los embarques desde el país sudamericano.

Argentina, que siempre consideró “proteccionista” e “injusta” la decisión, solicitó el año pasado un panel para investigar las medidas antidumping dispuestas por el bloque económico, que fue aceptado a fines de abril por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Mientras tanto, la cámara Carbio prevé para el 2014 una caída interanual en la producción de biodiésel del 11,5 por ciento, que descendería a 1,8 millones de toneladas, y una baja interanual en sus exportaciones del 39 por ciento, que quedarían en un nivel de 700.000 toneladas.

Algunas de las principales empresas elaboradoras de biodiésel en Argentina -que es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja- son Cargill, Bunge y Louis Dreyfus. (Reporte de Nicolás Misculin y Maximilian Heath, Editado por Maximilian Heath/Gabriela Donoso)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below