IFR-Nueva demanda en corte británica es apuesta improbable de acreedores reestructurados de Argentina

jueves 28 de agosto de 2014 12:53 GYT
 

28 ago (IFR) - El intento de fondos de cobertura para destrabar pagos de bonos argentinos a través de las cortes británicas es considerado como una apuesta improbable de inversores que buscan limitar las consecuencias del último incumplimiento de deuda del emisor soberano.

"Me parece que estos bonistas en euros están muy lejos de conseguir un reparación en las cortes inglesas", dijo Henry Weisburg, socio de Shearman & Sterling en Nueva York.

Cuatro fondos de cobertura con bonos reestructurados de Argentina que en total suman 1.300 millones de euros, y que incluyen a Quantum Partners de George Soros, han demandado a Bank of New York Mellon (BNY) luego de que el banco no cumplió con el pago de 226 millones de euros en pagos de cupones para evitar violar el fallo de una corte de Estados Unidos.

Los fondos argumentan que como los bonos se emitieron bajo ley inglesa, sus pagos de cupones no deberían estar sujetos a mandatos judiciales de Estados Unidos que prohíben a Argentina, y por tanto a BNY, pagar a los bonistas reestructurados si es que al mismo tiempo no se paga a los acreedores conocidos como "holdouts".

La orden evitó que el emisor soberano cubriera el 30 de julio los pagos de cupones del bono Discount, tras no llegar a un acuerdo con los holdouts, o inversores no reestructurados, encabezados por los fondos de cobertura Elliott Management y Aurelius Capital.

"No veo a un juez inglés llegar a reconsiderar la interpretación de la cláusula pari passu, que está muy claramente gobernada por la ley de Nueva York", dijo Weisburg.

"El verdadero asunto es la adecuación del mandato judicial", añadió.

"Si bien no se puede estar seguro, asumiría el hecho de que, como la corte de Estados Unidos tiene jurisdicción tanto sobre el emisor y el mecanismo de pago, es muy probable que un juez inglés dejará a consideración del juez de Nueva York también las medidas", añadió.

Los demandantes -que incluyen a Knighthead Capital Management, RGY Investments, Quantum Partners y Hayman Capital Management- argumentan que BNY violó sus obligaciones con los bonistas, según la ley inglesa.

Si bien es difícil predecir qué hará la corte, los expertos legales dicen que las probabilidades de que un juez inglés emita una orden contradictoria son bajas.

"Decidir que un banco con sede en Nueva York es responsable por obedecer una orden de una corte de Nueva York o expresamente derogar esa orden se me hace un poco improbable", dijo un abogado familiarizado con la situación (davide.scigliuzzo@thomsonreuters.com)