Registro de vehículos en Argentina cae 30 pct interanual en agosto

lunes 1 de septiembre de 2014 17:54 GYT
 

BUENOS AIRES, 1 sep (Reuters) - El registro de vehículos automotores en Argentina cayó un 30 por ciento interanual en agosto, a 57.653 unidades, tras retroceder un 30,3 por ciento en julio y un 28,7 por ciento en junio, dijo el lunes la Asociación de Concesionarios de Automóviles (Acara).

En la comparación frente a julio pasado, el descenso fue del 6 por ciento. En los primeros ocho meses del 2014, la contracción asciende al 25 por ciento.

"Los números de agosto están dentro de los objetivos esperados, con una incidencia creciente del Pro.Cre.Auto que explica el incremento del 3 por ciento en el promedio diario de patentamientos comparado contra el anterior mes de julio", dijo Abel Bomrad, presidente de Acara en un comunicado.

"Es atinado hablar de un cambio de expectativas por este crecimiento que incipientemente se viene sosteniendo mes a mes. De mantenerse este porcentaje podemos comenzar a proyectar un año con un nivel cercano a las 700.000 unidades, que si bien estaría lejos del casi millón del pasado año récord, completarían un 2014 más que aceptable", agregó.

La presidenta Cristina Fernández lanzó meses atrás un plan oficial llamado Pro.Cre.Auto para facilitar la compra de autos nuevos en un plazo de 60 meses con una tasa de hasta el 19 por ciento anual, en busca de una reactivación del sector automotriz.

Argentina elevó los impuestos a los bienes de lujo importados -incluidos los automóviles- en un intento por frenar la alta demanda de dólares que está drenando las reservas del Banco Central, algo que está afectando la venta de vehículos.

La industria automotriz es uno de los pilares de la economía de Argentina, en gran parte gracias a las fuertes exportaciones del sector, principalmente a Brasil.

La Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) informará el miércoles la cantidad de vehículos fabricados, exportados y vendidos a las concesionarias en el octavo mes del 2014. (Reporte de Jorge Otaola, editado por Manuel Farías)