23 de octubre de 2014 / 13:12 / hace 3 años

ANÁLISIS-¿Demasiado grandes para Colombia? Empresas locales apuestan a Latinoamérica para crecer

9 MIN. DE LECTURA

Por Nelson Bocanegra

BOGOTÁ, 23 oct (Reuters) - La ola de compras protagonizada por empresas colombianas promete intensificarse en América Latina en el corto plazo impulsada por las barreras regulatorias y el menor espacio para crecer que enfrentan en casa.

En busca de nuevos mercados, entre el año pasado y este varias firmas colombianas hicieron adquisiciones en Perú, Chile, Brasil y Centroamérica por unos 6.200 millones de dólares, acelerando el desembarco en el exterior que empezó tímidamente con el nuevo milenio en sectores que van desde el financiero hasta el alimenticio, pasando por el cementero y el energético.

Los empresarios dicen que buscan con esta estrategia evitar que todas las fichas estén apostadas en el mismo lugar. Y si bien los códigos culturales comunes y compartir el idioma hacen más fácil los negocios en países vecinos, hay una razón más concreta: muchas firmas colombianas han crecido tanto en su tierra que están en la mira de los reguladores antimonopolios.

Con la expansión de la clase media, el desarrollo de los mercados locales de capitales que facilitaron el financiamiento y un buen ritmo económico que hizo crecer un 75 por ciento el Producto Interno Bruto (PIB) en casi una década y media en términos reales, varias empresas nacionales han ganado demasiado peso en el mercado, acercándose a posiciones de dominio.

"Ya ganar un punto de participación cuando uno tiene el 40 o 50 por ciento del mercado tiene que ser a muy alto costo y cualquier adquisición local cerca de ese nivel trae una discusión fuerte con las superintendencias", dijo Ricardo Mejía, consultor empresarial de varios grupos económicos.

El caso de Grupo Argos y de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) es ilustrativo. Cuando los dos conglomerados intentaron pujar por la eléctrica local Isagen, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) -regulador antimonopolios- se los impidió por la elevada participación que tienen las dos empresas en el mercado energético doméstico.

Después de eso, EEB anunció que destinaría la mayor parte de su plan de inversiones de 7.500 millones de dólares en los próximos cuatro años a oportunidades en la región, sobre todo en Brasil y Chile- donde ejecutivos dijeron que ya tenían identificados proyectos y licitaciones- y en México. Estos países se suman a Perú y Guatemala, donde la firma ya opera.

Y la cadena minorista Éxito, que hace un par de años retomó su expansión por Latinoamérica al aterrizar en Uruguay, logró hace poco más de un mes que las autoridades le aprobaran la compra de 19 establecimientos de una cadena rival en Colombia, pero bajo la condición de vender cuatro de sus propios almacenes.

Éxito posee un 53 por ciento del mercado minorista local.

La estrategia de expansión de las compañías colombianas fuera del país ha sido mayormente a partir de la compra de firmas ya establecidas, y en menor medida con nuevos proyectos en sectores como el eléctrico y la construcción.

A La Caza De Oportunidades

Más allá de las barreras en casa, para las empresas el potencial de crecimiento en el exterior es muy seductor.

Nutresa, el mayor productor de alimentos procesados de Colombia, tiene presencia en 12 países de la región y el año pasado compró a la chilena Tresmontes Lucchetti por 758 millones de dólares.

Ese mismo año reportó un aumento de más del 27 por ciento en sus ventas internacionales -que en cerca de un 80 por ciento corresponden a Latinoamérica- frente al crecimiento del 2 por ciento de sus ventas colombianas.

"Vemos la internacionalización como una de las acciones de crecimiento, tiene el sentido de diversificar los mercados que tienen en muchas ocasiones 'ratios' de crecimientos diferentes y que permiten acceso a más consumidores", dijo a Reuters Carlos Ignacio Gallego, presidente de Nutresa.

Solo en la última década, la inversión directa de Colombia en el exterior alcanzó un récord de unos 36.000 millones de dólares, más de siete veces el monto de la década anterior. Un 52 por ciento de ella estuvo enfocada en Latinoamérica, según cifras del Banco Central.

El porcentaje restante se repartió entre Estados Unidos, Inglaterra, España, Isla Caimán, Islas Vírgenes, Suiza y otras naciones.

Si se echa un vistazo a las empresas que cotizan en bolsa, el abanico de multilatinas colombianas -como se conoce a las empresas que se expanden por la región- está formado, además de Nutresa, Éxito y EEB, por la petrolera Ecopetrol, los holdings de inversiones GrupoSura y Grupo Argos ; las eléctricas ISA y Celsia.

A la lista se suman otras grandes firmas como la aerolínea Avianca y los mayores grupos financieros del país Grupo Aval, Bancolombia y Davivienda , además del Banco GNB Sudameris.

Entre todas estas empresas que cotizan en bolsa sus activos suman unos 200.000 millones de dólares, un 52,5 por ciento del PIB nominal de Colombia, de 381.800 millones de dólares.

Pero el listado no acaba ahí. Se calcula que hay más de 200 compañías colombianas de distintos tamaños asentadas en América Latina, aseguró Germán Salazar, vicepresidente internacional del Banco de Bogotá -la joya de la corona del Grupo Aval- que adquirió hace cuatro años el BAC Credomátic en Centroamérica por 1.920 millones de dólares cuando desinvirtió General Electric.

Y podría seguir comprando.

"No hay afanes, (pero) si se dan oportunidades que se consideren a precios razonables y que vayan en línea con nuestra estrategia se van a estudiar", dijo Salazar, cuya entidad está preparando una emisión de acciones equivalente a 730 millones de dólares para levantar capital adicional.

Justo la semana pasada, Citigroup anunció que saldrá de su banca minorista en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Perú, lo que podría venir como anillo al dedo para algunos grupos colombianos.

"No le quepa la menor duda de que los grandes jugadores del sector financiero local van a estar interesados en esa ventana de oportunidad que se abre", dijo un alto ejecutivo del Citibank que pidió el anonimato.

Aún hay espacio para más desembarcos de negocios colombianos en la región, teniendo en cuenta que menos de 20 de las 73 empresas inscritas en la bolsa local tienen operaciones fuera del país.

"Todavía muchas empresas colombianas que no han salido de las fronteras tienen enormes oportunidades por fuera, muchas de ellas están ubicadas dentro de las 100 más grandes del país, con un músculo enorme", dijo el consultor Mejía, que admitió que conoce planes de expansión regional de varias compañías que no quiso detallar.

Cuando se mira a algunos vecinos, Colombia también parece rezagada a pesar de la ola de compras. El país tiene apenas un 9 por ciento de las 100 multilatinas más grandes frente al 34 por ciento de Brasil, el 26 por ciento de México e incluso el 16 por ciento de Chile, una economía de menor tamaño que la colombiana, según el ranking 2013 elaborado por América Economía.

Dinero Barato

La menor presión de los reguladores en otros países por ser más pequeñas en esos mercados y el mayor potencial de crecimiento son factores suficientes para que las compañías busquen oportunidades más allá de la frontera.

Pero un elemento más se suma a la ecuación: el financiamiento en muy buenas condiciones para hacer compras.

Además de aprovechar la calificación soberana de Colombia de BBB, que permite a las grandes empresas emitir bonos a tasas bastante bajas, con la integración regional ahora también podrán financiarse en el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), formado por Perú, Chile, Colombia y al que México planea sumarse con una capitalización que superará el billón de dólares.

Si bien la integración recién empieza y el MILA aún no funciona a su máximo potencial, la perspectiva es que la plataforma permita a las firmas colombianas financiarse con tasas más competitivas en estos otros países.

"La generalidad de las multilatinas es que hay una mayor proporción de ellas que busca recursos públicos vía emisiones", dijo Andrés Duarte, gerente de renta variable del área de estudios económicos de la financiera Corficolombiana.

El Grupo Argos, por ejemplo, a comienzos de septiembre colocó bonos en el mercado local por 510 millones de dólares, justo cuando su filial Cementos Argos considera la posibilidad de adquirir activos de Holcim Ltd y Lafarge en América Latina, especialmente los de Brasil y México.

"El uso de esos recursos está muy claro, primero hacer un mejoramiento del perfil de la deuda, pero definitivamente es poder tener ahí los recursos disponibles para cualquier crecimiento de inversión, tanto en Colombia como en el exterior", explicó a Reuters el presidente de Grupo Argos, José Alberto Vélez. (Editado por Pablo Garibian y Juana Casas)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below