Argentina niega que General Motors no tenga acceso a dólares para importaciones

viernes 12 de septiembre de 2014 09:21 GYT
 

BUENOS AIRES, 12 sep (Reuters) - Las autromotrices en Argentina tienen suficientes dólares para cumplir con sus metas de producción y ventas, afirmó el viernes el Gobierno, luego de que General Motors (GM) dijera que dejó de exportar vehículos al país desde Brasil por falta de divisas.

El presidente para América del Sur de GM, Jaime Adrila, señaló que Argentina no le permite comprar suficientes dólares a la unidad local de la automotriz estadounidense para importar unidades desde el país vecino, según fue citado por el diario brasileño Valor en su edición del jueves.

La tercera economía latinoamericana, que cayó en recesión en el primer trimestre del año, atraviesa por una crisis de liquidez de dólares producto de una fuga de capitales, una caída en las exportaciones y un pobre nivel de inversiones externas.

Un control de cambios obliga a las empresas a pedir permiso al Gobierno para comprar divisas para la importación, lo que es autorizado a cuentagotas para evitar que continúen desplomándose las reservas internacionales del Banco Central.

El país tampoco tiene chance de acceder a los mercados de capitales internacionales para conseguir dólares, debido a que una larga batalla judicial en Estados Unidos por su cesación de pagos del 2002 lo forzó a caer en un nuevo default a fines de julio pasado.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que las autoridades están evaluando la situación de cada terminal automotriz, golpeadas por una fuerte contracción de las ventas y las exportaciones.

Pero, el funcionario aseguró a periodistas que el Gobierno "garantiza el flujo de provisión de divisas, precisamente para garantizar el cumplimiento de metas de producción y de venta".

General Motors produce un 13 por ciento de los autos fabricados en Argentina, según datos de la Asociación de Fábricas de Automotores. En el mercado local compite con otros gigantes como Ford, Honda, Toyota, Volkswagen, Peugeot y Renault.

La relaciones entre el Gobierno y las automotrices se tensaron en los últimos días, luego de que la presidenta Cristina Fernández las culpara de acaparar vehículos para hacer fracasar un plan oficial que ofrece préstamos para la compra de autos a tasas de interés subsidiadas.   Continuación...