Brasil amplía beneficios tributarios a empresas de manufacturas antes de elección

lunes 15 de septiembre de 2014 19:22 GYT
 

BRASILIA, 15 sep (Reuters) - El Gobierno de izquierda de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, accedió a las demandas de un grupo de presión de la industria a menos de un mes de una reñida elección y anunció el lunes beneficios tributarios para compañías de manufacturas que operan en el extranjero o exportan bienes.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo que una exención tributaria de un 9 por ciento de la que gozan las compañías brasileñas de alimentos y bebidas, del sector de la construcción y los servicios que operan en el extranjero se extenderá a todas las empresas de manufacturas que funcionen fuera del país.

Mantega también anunció que todas las compañías de manufacturas que exportan bienes recibirán un reembolso tributario especial en 2015 equivalente a un 3 por ciento del valor de sus exportaciones. Dijo que el sector de materias primas lo está haciendo muy bien y no necesita del beneficio.

Mantega declaró que los descuentos de impuestos a las nóminas y subsidios a la industria se mantendrán el próximo año, y prometió que el Gobierno llevará a cabo una detallada reforma del complejo y pesado sistema tributario de Brasil, una importante queja del sector empresarial.

Si es reelecta en octubre, Rousseff reemplazará a Mantega, el ministro de Hacienda que ha permanecido por más tiempo en su cargo en América Latina y quien ha dicho que dejará el cargo por razones personales y no servirá en un posible segundo mandato de la presidenta, que comenzaría el 1 de enero.

Mantega ha perdido credibilidad en el mercado debido a sus estimaciones demasiado optimistas de crecimiento en una economía que se ha estancando bajo Rousseff y entró en recesión este año.

La comunidad empresarial de Brasil culpa a la excesiva intervención del Gobierno en la economía por la desaceleración y espera que pierda las elecciones del próximo mes, en las que a Marina Silva, una ecologista que ha adoptado políticas amigables con el mercado, se la considera una posible ganadora en segunda vuelta por un estrecho margen.

Mantega dijo que las altas tasas de interés de Brasil, otra queja del sector empresarial, sólo son temporales y que la política monetaria será más flexible cuando ceda la inflación.

También prometió reformas para reducir la enorme cantidad de disputas legales por impuestos que las compañías deben pagar al Gobierno. (Reporte de Anthony Boadle; Editado en Español por Ricardo Figueroa)