La refinería "zombie" Hovensa podría resucitar gracias al auge del esquisto de EEUU

jueves 18 de septiembre de 2014 12:08 GYT
 

Por Jessica Resnick-Ault

18 sep (Reuters) - La refinería Hovensa, que alguna vez fuera la mayor del hemisferio occidental, podría ser la última instalación "zombie" que vuelve a la vida, resucitada por el auge del petróleo de esquisto en Estados Unidos.

Hess Corp y la estatal venezolana PDVSA han encontrado un comprador interesado en Hovensa, una refinería de 350.000 barriles por día (bpd) en las Islas Vírgenes, informaron a Reuters fuentes conocedoras del acuerdo, confirmando una versión periodística de que la planta usaría crudo estadounidense.

Las operaciones de refinación están detenidas desde 2012, pero sus dueños la han estado usando como terminal. El Gobierno de Islas Vírgenes estaba buscando un comprador que devolviera a la planta su anterior estatus de una refinería activa, confirmó una persona relacionada con el sector.

La identidad del comprador es desconocida aún, pero fuentes consultadas por Reuters indicaron que se trata de una compañía privada de capital con sede en Estados Unidos. PDVSA declinó hacer comentarios y Hess no estuvo inmediatamente disponible para comentar.

El petróleo y gas natural barato de Estados Unidos, disponible gracias al auge del esquisto, han puesto en situación de ventaja a los productores de ese país, que tienen acceso a una materia prima relativamente menos cara para las refinerías y que sirve también como combustible para hacerlas funcionar.

La prohibición desde hace cuatro décadas para exportar crudo estadounidense ha convertido en lucrativo producir domésticamente gasolina, diésel y otros productos refinados, que pueden ser exportados legalmente.

Desde el comienzo del auge de esquisto, varias "refinerías zombie" de la Costa Este han sido reiniciadas o salvadas del cierre, señaló Paul Sankey, de Wolfe Research, quien acuñó el término.

Entre ellas está la refinería Delaware City, comprada y reactivada por PBF Investments en 2010 luego de que fuera cerrada por Valero, así como la planta Trainer de Pensilvania, recuperada por Delta Airlines en 2012.   Continuación...