Rousseff resulta reelecta en Brasil por la agradecida clase trabajadora, pero país sigue dividido

lunes 27 de octubre de 2014 06:36 GYT
 

Por Paulo Prada

SÃO PAULO, 27 oct (Reuters) - A pesar de la oposición de casi la mitad de los votantes brasileños, la presidenta izquierdista Dilma Rousseff ganó la reelección el domingo y tendrá otros cuatro años para intentar retomar el crecimiento de una otrora floreciente economía que se quedó estancada.

Rousseff, una mujer de 66 años que fue una guerrillera marxista en su juventud, se sobrepuso al creciente descontento con la economía, los malos servicios públicos y la corrupción para asegurar por estrecho margen un segundo mandato, el cuarto consecutivo para su Partido de los Trabajadores (PT).

Después de una implacable e impredecible campaña que enfrentó a los brasileños más pobres agradecidos con el Gobierno por los programas antipobreza contra aquellos exasperados por el estancamiento económico, Rousseff ahora tiene que buscar seguir con estos planes sociales aún cuando modifique políticas económicas para recuperar el crecimiento.

Ante una audiencia de seguidores que respiró aliviada en la capital Brasilia, Rousseff reconoció el domingo por la noche lo cerrado de la contienda electoral y el mensaje sobre la necesidad de un cambio expresado por muchos votantes.

"Yo sé que soy enviada de nuevo a la presidencia para hacer los grandes cambios que la sociedad brasileña demanda", dijo después de ganar la segunda vuelta electoral con un apoyo del 51,6 por ciento.

Su leve margen de tres puntos sobre el candidato de centro Aécio Neves se lo debió en gran parte a los avances contra la desigualdad y la pobreza desde que el PT llegó por primera vez al poder en el 2003.

Aprovechando los frutos de un auge económico impulsado por las materias primas en la década pasada, el Gobierno de Brasil expandió los programas asistencialistas que ayudaron a más de 40 millones de personas a salir de la pobreza y generaron una clase trabajadora que se mantiene fiel a pesar de los actuales problemas económicos.

Alrededor de un 40 por ciento de los 200 millones de brasileños vive en hogares que ganan menos de 700 dólares al mes. Su abrumador apoyo le dio la victoria el domingo a Rousseff.   Continuación...