Salón del Automóvil de Brasil, ensombrecido por el pesimismo del sector

miércoles 29 de octubre de 2014 10:04 GYT
 

Por Brad Haynes y Alberto Alerigi

SAO PAULO, 29 oct (Reuters) - Los fabricantes de automóviles en Brasil enfrentan actualmente su peor momento desde 1999 y podría pasar un año o más antes de que la situación mejore.

Es difícil hallar un buen pronóstico para el 2015 esta semana en el Salón del Automóvil de Sao Paulo, donde las compañías acostumbradas a un crecimiento de dos dígitos en el mercado se preparan ahora para tres años de caídas de ventas.

"Parece que el mercado va a pasar por tiempos difíciles hasta el 2016", dijo Koji Kondo, jefe ejecutivo de Toyota Motor Corp en Brasil, citando como un problema persistente los costos laborales, el aumento de los impuestos y los cuellos de botella en las infraestructuras.

"Es complicado que las condiciones económicas de Brasil se recuperen a corto plazo", comentó.

Las ventas de automóviles y camiones ligeros han caído un 9 por ciento en lo que va de año comparado con los primeros nueve meses del 2013, mientras la demanda se desvanece por la restricción al crédito y la inestable confianza del consumidor.

Las unidades locales de las automotrices globales han pasado de ser un flujo constante de ingresos a un grave dolor de cabeza, con las nuevas fábricas añadiendo un excedente al inventario.

El bache que atraviesa Brasil, combinado con la errática economía argentina, podría dejar sin uso hasta el 50 por ciento de la capacidad de la industria en Sudamérica el próximo año, aseguró Rogelio Goldfarb, jefe de asuntos corporativos de Ford Motor Co para la región.

La industria del automóvil, que contribuye a un cuarto de la producción industrial de Brasil, se ha convertido en un emblema de los problemas que enfrentará la recién reelegida presidenta, Dilma Rousseff, en su nuevo mandato.   Continuación...