Se propagan huelgas en Brasil por despidos de trabajadores en automotrices

miércoles 7 de enero de 2015 11:53 GYT
 

Por Brad Haynes

SAO PAULO, 7 ene (Reuters) - Los trabajadores de una fábrica de camiones Mercedes Benz en las afueras de Sao Paulo decidieron el miércoles realizar un paro de 24 horas en protesta por el despido de colegas, en la segunda huelga de ese tipo en dos días mientras las automotrices reducen personal de cara a un tercer año de caídas en las ventas.

El sindicato local de trabajadores metalúrgicos dijo que Mercedes Benz, una unidad de la alemana Daimler AG, había despedido a 244 obreros y que cerca de 750 de los 11.000 empleados de la planta estaban con licencia pagada hasta abril.

Una representante de Mercedes dijo que algunos de los trabajadores despedidos habían aceptado acuerdos compensatorios, pero no confirmó la cantidad. La fuente no dio una respuesta ante el anuncio del sindicato sobre la huelga que comenzó en la mañana del miércoles.

El martes, trabajadores de una planta de Volkswagen AG en la misma ciudad, Sao Bernardo do Campo, declararon una huelga indefinida después que la compañía despidió a 800 trabajadores y advirtió de la necesidad de reducir aún más a su personal.

Las nóminas en la industria automotriz brasileña se contrajeron cerca de un 7 por ciento en 2014 debido a que las ventas internas de vehículos registraron su mayor caída en una década por el alza de las tasas de interés, la debilidad de la confianza del consumidor y el fin de exenciones tributarias.

La disputa laboral es una prueba de temple para el nuevo equipo económico de la presidenta Dilma Rousseff, que asumió su mandato prometiendo poner fin al crédito barato y a los incentivos tributarios que han impulsado a industrias claves, pero que han perjudicado las cuentas públicas.

En su discurso de esta semana al asumir el puesto, el ministro de Hacienda Joaquim Levy culpó al favoritismo mostrado a algunas industrias por los desafíos fiscales de Brasil y la falta de competitividad en muchos sectores.

Los poderosos sindicatos industriales de Brasil forman los cimientos del Partido de los Trabajadores de Rousseff, y en los últimos años han presionado a la presidenta para que intervenga contra la amenaza de recortes de empleos, lo que ha mantenido el desempleo bajo pese al estancamiento del crecimiento.

Las ventas de autos cayeron un 0,9 por ciento en 2013 y otro 7,2 por ciento en 2014, dijo el martes una asociación de concesionarias automotrices, que proyecta una baja del 0,5 por ciento en las ventas este año. (Editado en español por Patricio Abusleme)