Miles marchan en Perú para exigir derogar polémica reforma de empleo juvenil

jueves 15 de enero de 2015 20:24 GYT
 

LIMA, 15 ene (Reuters) - Al menos 5.000 personas marcharon el jueves en Perú exigiendo derogar una reforma del presidente Ollanta Humala que busca reducir el desempleo juvenil, pero que ha recibido fuertes criticas de estudiantes y de la oposición porque la norma excluye beneficios laborales.

La protesta, organizada por jóvenes universitarios, sindicatos de izquierda y organizaciones civiles, busca presionar al Congreso que debatirá a fines de enero si elimina o mantiene la reforma que, según el Gobierno, busca también reducir la informalidad en el mercado laboral.

La ley de empleo juvenil considera que las empresas pueden contratar personas de entre 18 y 24 años sin un fondo de desempleo (CTS) ni gratificaciones, y con vacaciones recortadas a 15 días al año frente a los 30 días de la legislación actual.

Los jóvenes que se oponen a la ley, que ya realizaron tres marchas desde diciembre que congregaron también a miles de personas, afirman que la reforma generará despidos porque las empresas buscarán ahora emplear a trabajadores a menores costos.

"La pelota está en la cancha del Congreso, para escucharnos y rechazar la ley", dijo Jorge Rodríguez, un joven universitario representante de Foro Juvenil de Izquierda, a periodistas.

El régimen laboral juvenil fue promovido por el Gobierno como parte de una serie de reformas para impulsar la economía del país minero, cuya actividad productiva habría crecido un 2,6 por ciento el año pasado, menos de la mitad frente al 2013.

La economía de Perú, el tercer productor mundial de cobre y el quinto de oro, lleva meses de desaceleración en medio de la caída de su exportaciones, principalmente mineras, menores precios de los metales y una ralentización de las inversiones.

En la protesta del jueves, estudiantes portando pancartas con lemas contra el presidente Humala, marcharon por varias calles del centro de Lima e intentaban llegar al Congreso, provocando un caos en el tráfico vehicular de la ciudad.

Pero cientos de policías, que acordonaron con vallas metálicas las calles de acceso al recinto parlamentario, lo impedían sin que se registren mayores incidentes por el momento. En las protestas anteriores hubo choques y los agentes detuvieron por algunas horas a decenas de jóvenes.   Continuación...