A FONDO-Fondos estadounidenses mantienen el temple tras desplome de bonos venezolanos

jueves 12 de febrero de 2015 14:05 GYT
 

Por Tim McLaughlin y Brian Ellsworth

BOSTON/CARACAS, 12 feb (Reuters) - Muchos fondos estadounidenses que invierten en bonos, que fueron duramente golpeados el año pasado por una baja de casi un 30 por ciento de los precios de la deuda venezolana, mantienen grandes apuestas pese a que el país sufre de escasez de alimentos, una galopante inflación y un desplome de sus ingresos petroleros.

Si bien algunos administradores de cartera, incluyendo a Pimco y Van Eck Global, han reducido su exposición en meses recientes, Venezuela sigue estando entre las grandes posiciones de los fondos estadounidenses que se especializan en deuda de mercados emergentes, por un optimismo que se apoya en la reputación de buen pagador de Venezuela.

"Aunque los bonos de Venezuela han estado bajo presión el último trimestre, seguimos creyendo que el argumento para el largo plazo sigue siendo positivo", dijo el gerente de cartera de Fidelity John Carlson en sus últimos comentarios a inversores.

El fondo New Markets Income de Carlson, de 4.400 millones de dólares, tiene un 6,41 por ciento de su inversión en deuda venezolana, comparado con el índice de referencia de bonos de mercados emergentes de JPMorgan que le asigna un peso de un 4,78 por ciento.

El fondo TCW Emerging Markets Income también tiene una exposición mayor al mercado, con un 5 por ciento de sus activos invertidos en Venezuela. Los gestores del fondo de TCW consideran "exagerada" la caída de los precios de los bonos de Venezuela.

En cambio, el fondo Price Emerging Markets Bond de T. Rowe Though, de 4.500 millones de dólares, recortó su exposición a Venezuela durante 2014, pero aún así tiene un 7,1 por ciento de sus activos en papeles del país sudamericano, una de sus mayores apuestas en porcentaje de activos.

Los bonos venezolanos subieron el martes luego de que el miembro de la OPEP presentó un nuevo mecanismo de flotación libre de su moneda para mejorar las arcas fiscales a través de una gran devaluación del bolívar, una medida que generalmente es bien recibida por los acreedores en bonos porque libera más dólares que sirven para pagar la deuda gubernamental.

Venezuela, incluyendo a la petrolera estatal PDVSA, tiene unos 62.000 millones de dólares en deuda en circulación en dólares, según cifras de Thomson Reuters.   Continuación...