TEXTO-Banco Central de Colombia mantiene estable en 4,5 pct tasa de interés

viernes 24 de abril de 2015 15:13 GYT
 

BOGOTÁ, 24 abr (Reuters) - El Banco Central de Colombia dejó
el viernes estable en un 4,5 por ciento su principal tasa de
interés de referencia, una decisión unánime que estuvo en línea
con lo esperado por el mercado.
    El siguiente es el comunicado del organismo emisor:
    "La Junta Directiva del Banco de la República en su sesión
de hoy decidió mantener la tasa de interés de intervención en
4,5 por ciento. En esta decisión, la Junta tomó en consideración
principalmente los siguientes aspectos:
    
     Se espera que continúe la recuperación de la economía de
los Estados Unidos luego de un primer trimestre débil. La zona
del euro y Japón mantienen crecimientos modestos y las
principales economías emergentes siguen desacelerándose o
presentan aumentos históricamente bajos. Con la nueva
información disponible es factible que el crecimiento promedio
de los socios comerciales de Colombia en 2015 sea inferior al de
2014.
     El fortalecimiento que había presentado el dólar frente a
la mayoría de monedas se ha revertido de forma parcial. Las
primas de riesgo de Colombia y de otros países de la región han
disminuido, aunque sus niveles superan el promedio de 2014. El
comportamiento de los precios de los bienes que exporta e
importa Colombia sugiere que parte de la caída acumulada de los
términos de intercambio del país será de naturaleza permanente y
afectará negativamente el ingreso nacional.
     La economía colombiana se está ajustando a las nuevas
condiciones externas. Las cifras disponibles sugieren una
desaceleración del consumo y de la inversión en algunos
sectores. Esto es coherente con la caída en el ingreso nacional
y los menores incentivos a invertir en los sectores productores
de recursos naturales.  Adicionalmente caen los ingresos por
exportaciones  como consecuencia de los menores precios
internacionales de algunos de nuestros principales productos de
exportación, en especial del petróleo, y del bajo crecimiento
del volumen de exportaciones industriales.
     En contraste, se espera que la fortaleza del mercado
laboral amortigüe la desaceleración prevista del consumo. 
Asimismo,  que la inversión en obras civiles y la construcción
continúe dinámica y que, con el paso del tiempo, la devaluación
real del peso vaya teniendo un impacto positivo sobre el
comportamiento de los sectores que exportan y los que compiten
con importaciones. En la medida que el impacto del choque
petrolero se disipe, es natural esperar que la economía retorne
a su tendencia de largo plazo.
     La inflación anual aumentó en marzo y se situó en 4,56 por
ciento. La aceleración de la inflación se explicó principalmente
por el mayor ritmo de aumento en los precios de los alimentos.
El promedio de las medidas de inflación básica está en 3,65 por
ciento.
     Las expectativas de inflación de los analistas a diciembre
de 2015 se sitúan en 3.76 por ciento y a abril y diciembre de
2016 permanecieron relativamente estables y cerca del 3 por
ciento. Las que se derivan de los papeles de deuda pública
disminuyeron y se sitúan en la mitad superior del rango meta.
    En resumen,  se espera que la desaceleración que se inició a
finales de 2014, a partir de un nivel de actividad cercano a la
plena utilización de la capacidad productiva, continúe en 2015.
La inflación aumentó principalmente por factores transitorios y
sus expectativas se sitúan por encima del 3 por ciento. Puesto
que parte de la menor dinámica del ingreso nacional es de
naturaleza permanente, el gasto interno de la economía debe
ajustarse.
    La Junta continuará haciendo un seguimiento del tamaño de
dicho ajuste y de su coherencia con el nivel de ingreso de largo
plazo, la sostenibilidad del déficit externo y, en general,  la
estabilidad macroeconómica. Así mismo, reafirma el compromiso de
mantener la inflación y sus expectativas ancladas en la meta,
reconociendo que hay un incremento de naturaleza transitoria en
la inflación.
    La Junta seguirá haciendo un cuidadoso monitoreo del
comportamiento y proyecciones de la actividad económica e
inflación en el país, de los mercados de activos y de la
situación internacional. Reitera, además, que la política
monetaria dependerá de la información disponible".

 (Reporte de Luis Jaime Acosta)