A FONDO-Industrias chinas en Venezuela no arrancan, pero el gigante asiático hace un negocio redondo

martes 23 de junio de 2015 10:43 GYT
 

Por Corina Pons y Brian Ellsworth

SAN FRANCISCO DE YARE, Venezuela, 23 jun (Reuters) - Hace cinco años que se comenzó a construir en Venezuela la fábrica de electrodomésticos de la empresa china Haier, pero aún no produjo ni un solo artefacto que llegara a las tiendas.

A pesar de todo, sus lavadoras y neveras son casi las únicas que se consiguen en Venezuela: vienen directo de China. Haier ha facturado unos 1.000 millones de dólares en el país por cerca de tres millones de electrodomésticos vendidos.

Hasta ahora el Gobierno en Caracas desembolsó 800 millones de dólares prestados por China para erigir la planta de Haier. Pero la fábrica todavía no despacha los primeros refrigeradores esperados hace tres años, según documentos oficiales.

Mientras la mayoría de las empresas extranjeras sufre por los controles cambiarios y la escasez de materias primas, firmas chinas como Haier están haciendo un gran negocio en Venezuela gracias a acuerdos bilaterales de cooperación que les dan acceso privilegiado a la economía y dejan los riesgos al Gobierno.

Haier aseguró a Reuters que su planta está lista para producir en masa, pero falta que otras instalaciones complementarias se pongan en marcha, sin dar mayores detalles.

"Si bien la cooperación en el país se inició a través de proyectos para vender electrodomésticos, esto se ha convertido en un compromiso más profundo para servir a nuestros clientes en Venezuela", dijo la empresa china.

Pero hasta ahora no ha sido tan profundo como se prometía. El gobierno socialista venezolano había dicho que su alianza con China sería motor de desarrollo e industrialización de un país cada vez más dependiente de las importaciones.

China -gracias a un esquema acordado por el fallecido presidente socialista Hugo Chávez hace 8 años- se ha convertido en el principal financista de Venezuela con préstamos por 50.000 millones de dólares que son pagados con petróleo. Y parte de ese dinero se destina a comprarle a la propia China.   Continuación...