Portugal selecciona dos propuestas de inversores en Brasil en proceso privatización de aerolínea TAP

jueves 21 de mayo de 2015 13:37 GYT
 

LISBOA, 21 mayo (Reuters) - El Gobierno de Portugal eligió el jueves las ofertas de dos magnates de la aviación que tienen sede en Brasil para la próxima fase de privatización de la endeudada aerolínea TAP, descartando la única propuesta de un competidor local.

El secretario de transporte, Sergio Monteiro, dijo que el gobierno negociará directamente con dos consorcios: Gateway, formado por un conglomerado del inversionista brasileño-estadounidense David Neeleman y el dueño de una compañía de buses portuguesa, Humberto Pedrosa, y SAGEF, un consorcio liderado por el inversor brasileño-colombiano German Efromovich.

Neeleman es fundador de la aerolínea estadounidense JetBlue y presidente ejecutivo de Azul Brazilian Airlines.

Efromovich, que controla a la aerolínea latinoamericana Avianca a través de su holding Synergy, había hecho la única oferta por TAP en el fallido proceso anterior por venderla en el 2012. Su oferta fue en ese momento rechazada debido a un problema con las garantías financieras.

Una tercera oferta, presentada por un conglomerado del inversionista y aristócrata portugués Miguel Pais de Amaral, fue excluida del proceso porque la propuesta que había presentado no se consideró vinculante, dijo Monteiro en una sesión informativa.

El Gobierno no ha establecido un plazo para concluir la fase de negociación, pero ha informado que quiere vender el 61 por ciento de la participación mayoritaria en TAP para fines de junio.

TAP opera una flota de 77 aviones con 2.500 vuelos semanales, muchos de ellos a Brasil, con quien Portugal tiene vínculos históricos.

"Finalmente tenemos un entorno competitivo en el proceso de privatización de TAP (...) pese a que la compañía enfrenta muchas dificultades", dijo Monteiro.

Debido a las normas de la Unión Europea sobre ayuda estatal, el Gobierno no puede inyectar capital a TAP, que tiene deudas de más de 1.000 millones de euros. No se esperan muchos ingresos por la venta, pero está previsto que los inversores se librarán de la carga de deuda.

(Reporte de Andrei Khalip; Editado en español por María Cecilia Mora. LEA)