ACTUALIZA 1-Senado de EEUU está más cerca de aprobar proyecto de ley de "vía rápida" sobre comercio

viernes 22 de mayo de 2015 18:50 GYT
 

(Cambia redacción, agrega detalles y firma de autores)

Por Richard Cowan y Jason Lange

WASHINGTON, 22 mayo (Reuters) - El Senado estadounidense se encaminaba el viernes a aprobar la autoridad para "vía rápida" que el presidente Barack Obama dice que necesita para completar un acuerdo comercial entre 12 países de la Cuenca del Pacífico, que es crucial para proyectar la influencia estadounidense en Asia.

El Senado, controlado por republicanos, rechazó por un estrecho margen un intento de parte de algunos legisladores de incluir reglamentaciones para castigar a manipuladores cambiarios, una medida que el Gobierno de Obama se esmeró por derrotar.

En cambio, se aprobó una enmienda alternativa que sus opositores afirman que carece de un modo de ejecución.

Incluso si se aprueba un proyecto de ley de "autoridad para la promoción del comercio" (TPA, por su sigla en inglés), que es como se conoce la vía rápida, enfrentará un futuro difícil en la Cámara de Representantes, donde sus partidarios deben superar la oposición de la mayoría de los demócratas y de algunos republicanos conservadores.

En virtud de la vía rápida, los legisladores darían a Obama y a su sucesor en 2017 el poder para negociar tratados comerciales con Gobiernos extranjeros, sabiendo que el Congreso podrá ofrecer opiniones, pero sólo aprobar o desaprobar pactos y no enmendarlos.

A corto plazo, es la herramienta que Obama necesita para completar el Acuerdo Trans-Pacífico este año, una alianza económica que abarcaría un 40 por ciento de las economías mundiales en países desde Japón a Chile.

Más temprano el viernes, el ministro de Economía de Japón, Akira Amari, dijo que es improbable que se realicen reuniones ministeriales sobre el Acuerdo Trans-Pacífico, a menos que el Congreso de Estados Unidos apruebe la autoridad de vía rápida para Obama.

Asumiendo que el Senado apruebe el proyecto de ley el viernes, justo antes de un receso de 10 días en el Congreso por la conmemoración del Día de los Caídos, la Cámara de Representantes probablemente lo discuta en junio.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y Obama tendrán que usar todos sus poderes de persuasión para superar a una entusiasta oposición de grupos laborales y ambientalistas en Estados Unidos, además de algunos legisladores conservadores y grupos de cabildeos que no quieren darle nuevos poderes al presidente. (Reporte adicional de Krista Hughes. Editado en español por Javier López de Lérida/Patricio Abusleme)