Portugal ayudaría a investigar "Operación Lavado de Autos" en Brasil

martes 21 de julio de 2015 12:28 GYT
 

LISBOA, 21 jul (Reuters) - El Fiscal General de Portugal dijo el martes que ordenó a investigadores revisar un pedido de las autoridades brasileñas para ayudar en una indagación sobre un escándalo que involucra a la petrolera estatal Petrobras.

Un grupo de firmas de ingeniería, incluyendo el gigante latinoamericano Odebrecht SA, ha sido acusado de fijar precios y cobrar de más a Petrobras en un esquema que supuestamente ayudó a financiar la campaña de reelección de la presidenta Dilma Rousseff en el 2014.

En un comunicado difundido el martes, la oficina del Fiscal General dijo que el pedido de cooperación internacional de Brasil estaba enmarcado en la indagatoria de la "Operación Lavado de Autos", pero que su contenido y todas las subsecuentes investigaciones estaban protegidas por una cláusula de confidencialidad.

El documento no ofreció mayores detalles.

La confirmación se produce en momentos en que los cuestionamientos a algunas relaciones entre negocios portugueses y brasileños y sus conexiones políticas están atrayendo cada vez más la atención de los fiscales en ambos países.

Los fiscales federales en Brasil también han abierto una pesquisa sobre si el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva usó inapropiadamente sus conexiones en el extranjero para favorecer a Odebrecht, la mayor firma de ingeniería de Latinoamérica.

El lunes, el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, negó un reporte publicado en el diario brasileño O Globo que informó que Lula había abogado a favor de Odebrecht en un proceso de privatización durante una visita a Lisboa en el 2013.

"Quiero que todos entiendan muy claramente que el ex presidente Lula da Silva nunca me pidió ningún favor para ninguna compañía brasileña (...) eso nunca sucedió", dijo a la prensa.

El diario portugués Publico informó también el martes que los fiscales estaban investigando la posible participación de políticos en Brasil y Portugal en un acuerdo del 2010 en el que Portugal Telecom vendió su 50 por ciento de interés en la brasileña Vivo por 7.500 millones de euros, para obtener una participación menor en Oi.   Continuación...