Auge de extorsiones, otro golpe para comerciantes en Venezuela

jueves 1 de octubre de 2015 09:39 GYT
 

Por Corina Pons

CARACAS, 1 Oct (Reuters) - Un inmigrante portugués, que hace 25 años abrió su comercio en una zona industrial en Caracas, guarda cada semana fajos de billetes en una bolsa negra, a la espera de una llamada.

Del otro lado de la línea, una voz juvenil le pregunta si va a pagar y, en minutos, un motorista pasa a recoger los 5.000 bolívares (un poco menos que el salario mínimo mensual) que le cobra una banda criminal desde hace un año por no volver a atacar a tiros su venta de materiales de construcción.

"Me negué la primera vez que llamaron y un viernes amaneció la santamaría (cortina de acero) del negocio tiroteada. Otro día pasaron en moto disparando a media mañana", contó el comerciante.

"Aquí todos pagan. El que diga que no paga, miente".

Autoridades y empresarios reconocen que la extorsión es un delito en auge en Venezuela, y que se está propagando desde las zonas fronterizas azotadas por el contrabando y las bandas criminales hasta las principales ciudades del país.

Para el Gobierno de Nicolás Maduro, es un delito importado por paramilitares colombianos. Los comerciantes, en cambio, creen que es otra muestra de que la extendida impunidad sigue avivando el crimen en uno de los países más violentos del continente.

Y el problema no es sólo de seguridad; corre el riesgo de perturbar aún más la economía en recesión porque muchos de los empresarios terminan incluyendo estos gastos en los precios finales, echando leña a la inflación más alta de América.

"Esto que pago va en los precios", confesó el minorista, quien pidió proteger su identidad y que cada mes destina a la "vacuna" unos 100 dólares, o cerca de 20.000 bolívares calculados a la tasa de cambio oficial más alta. El equivalente a tener un trabajador más en la nómina.   Continuación...