Colocaciones en acciones de mercados emergentes caen a mínimo histórico: sondeo BAML

martes 15 de septiembre de 2015 13:56 GYT
 

Por Claire Milhench

LONDRES, 15 sep (Reuters) - Los inversores han recortado la colocación de inversiones en acciones de mercados emergentes a un mínimo histórico y aumentado el peso en sus carteras de efectivo a niveles que no se veían desde la crisis financiera de 2008, cuando el apetito por el riesgo desapareció, según un sondeo de Bank of America Merrill Lynch (BAML).

La confianza de los inversores en la economía mundial ha caído significativamente, según la encuesta de septiembre a gestores de fondos, con una baja de ponderación para las acciones de mercados emergentes a un récord neto de 34 por ciento.

Un 75 por ciento de los encuestados consideraron que una recesión en China o una crisis de deuda en los mercados emergentes son los mayores riesgos.

Ante este panorama sombrío no es de extrañar que sólo el 25 por ciento de los consultados espere una baja de tasas de interés de la Reserva Federal esta semana, menos que el 48 por ciento de agosto.

Los inversores han sacado unos 58.000 millones de dólares de fondos accionarios de mercados emergentes en lo que va de año, por miedo a la inestabilidad política, por la volatilidad en las bolsas chinas y cifras económicas desalentadoras.

El efectivo se encuentra en niveles del 5,5 por ciento, que equivale a lo mismo que en los momentos más duros tras el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en 2008, mientras que los bonos están un máximo desde mayo de 2013.

"Los inversores ya están preparados para un menor crecimiento en China y los mercados emergentes, pero su sesgo para evitar el riesgo es más intenso", dijo Michael Hartnett, jefe de estrategias de inversión de BAML Global Research.

El peso de las acciones bajó a un mínimo de tres años, las posiciones cortas en materias primas se han extendido y la exposición a activos de fondos de coberturas retrocedió a su menor nivel desde junio de 2012.

En la encuesta participaron 214 personas que administran activos por 593.000 millones de dólares. (Editado en español por Javier López de Lérida)