Hovensa enfrenta bancarrota, debe 1.860 mln dlr a dueños que incluyen a venezolana PDVSA

jueves 17 de septiembre de 2015 15:20 GYT
 

HOUSTON, EEUU, 17 sep (Reuters) - Una corte federal de las Islas Vírgenes recibió el jueves los documentos para iniciar el proceso de bancarrota de la refinería Hovensa, dos días después de que la compañía se acogió a la protección por quiebra al declarar que debe 1.860 millones de dólares a sus dueños: Hess Corp y la venezolana PDVSA.

Desde que Hovensa, que tiene capacidad para procesar 500.000 barriles de petróleo por día, fue cerrada en 2012 por crecientes pérdidas, ha afrontado dificultades para pagar sus deudas y obligaciones. Éstas incluyen una multa ambiental de 40 millones de dólares presentada por el Gobierno de las Islas Vírgenes y papeles emitidos en 2012 para saldar deudas con sus dueños.

Los dueños de Hovensa han comunicado al tribunal de bancarrota que acordaron vender la terminal e instalaciones de almacenamiento de la compañía a Limetree Bay Holdings LLC, una filial de ArcLight Capital Partners LLC, por 184 millones de dólares.

En vista de ese acuerdo, sujeto a la aprobación de la corte, Limetree se haría cargo de algunas de las deudas de Hovensa. La refinería dijo que el banco de inversión Lazard Ltd la está asesorando.

El año pasado, los dueños de Hovensa fracasaron en su intento por vender la totalidad de la planta y reiniciar las labores de la refinería, después de que el Senado de las Islas Vírgenes rechazó el plan y expresó dudas sobre el comprador, Atlantic Basin Refining.

En febrero, los dueños decidieron suspender las labores de la terminal de almacenamiento, con capacidad para 32 millones de barriles de crudo, que había sido arrendada por Hovensa.

En las audiencias ante la corte, Hovensa dijo que debe a sus dueños más de 1.860 millones de dólares, incluyendo intereses.

La compañía también dijo que enfrentaba una pérdida de 1.300 millones de dólares entre 2009 y 2011. La ubicación en la isla y la infraestructura energética obsoleta la dejaron con altos costos.

Durante el mismo período, PDVSA, que está con problemas financieros, vendió varios activos en el exterior, incluyendo refinerías y terminales en Europa y Estados Unidos.

Su última venta fue en junio, cuando la compañía estadounidense PBF Energy Inc alcanzó un acuerdo para comprar la refinería Chalmette en Luisiana, que comparte su propiedad con Exxon Mobil Corp. (Reporte de Marianna Parraga, Anna Driver y Kristen Hays, Editado en español por Lucila Sigal y Marion Giraldo)