Residuos de desastre minero Brasil elevan riesgo sanitario; 25 personas siguen desaparecidas

lunes 9 de noviembre de 2015 13:58 GYT
 

Por Stephen Eisenhammer y Marta Nogueira

BENTO RODRIGUES, Brasil, 9 nov (Reuters) - El barro y las aguas residuales del colapso de una represa en un mina en Brasil provocaron el lunes cortes en el suministro de agua potable y pusieron bajo riesgo sanitario y ambiental a ciudades ubicadas a más de 300 kilómetros río abajo.

La tragedia se produjo la noche del jueves pasado, cuando un alud de barro provocado por el colapso de un dique en un yacimiento de mineral de hierro en la ciudad brasileña de Mariana destruyó cientos de casas.

El incidente, uno de los peores desastres mineros en Brasil de la historia reciente, dejó 25 personas desaparecidas. Funcionarios confirmaron dos muertes.

Las inundaciones barrieron con pueblos que estaban a 100 kilómetros río abajo luego de que estallaron represas en dos depósitos que contenían desechos de la minería. Cuatro días más tarde el barro y las aguas residuales seguían entrando por los bancos del Río Doce.

Governador Valadares, ciudad de 280.000 habitantes, cortó el suministro de agua por 24 horas y seguirá examinándola hasta que pase el barro, dijeron funcionarios el lunes, mientras funcionarios sanitarios estatales revisaban la toxicidad.

Funcionarios del Gobierno, ambientalistas y residentes exigen regulaciones más estricta a la poderosa industria minera. También hay críticas por la escasa información del operador de la mina Samarco, un emprendimiento conjunto de la brasileña Vale y BHP Billiton.

Samarco ha dicho que se ha dedicado a mitigar el impacto pagando por alojamiento y reubicación de los residentes afectados. Pero las familias se quejan de que la empresa no les da respuestas sobre cuánto tiempo estarán fuera de sus casas o qué reparaciones les darán.

Vale, ha referido todas las preguntas sobre el incidente a Samarco. Biólogos advierten que el impacto ambiental podría ser permanente, devastando pesquerías y granjas. (Reporte de Stephen Eisenhammer y Marta Nogueira; Escrito y reporte adicional por Brad Haynes; Editado en español por Janisse Huambachano)