Macri liberaría gradualmente divisas para pago de deudas y dividendos acumulados de empresas argentinas

martes 10 de noviembre de 2015 16:42 GYT
 

BUENOS AIRES, 10 nov (Reuters) - El candidato opositor que lidera las encuestas para el balotaje presidencial de Argentina eliminará en su primer día de mandato las restricciones cambiarias que aplica actualmente el país, pero mantendrá limitados los pedidos de dólares para saldar deudas acumuladas bajo el régimen actual.

Argentina limitó a finales de 2011 la compra de dólares para ahorro y estableció un proceso complicado de aprobación para las importaciones con el fin de desacelerar la salida de divisas, lo que provoca fuertes trabas para la industria y dificulta el envío de dividendos al exterior.

Mauricio Macri, el favorito de los mercados para el balotaje del 22 de noviembre, dijo que busca desarmar los controles de cambios y capitales del país tras más de una década de políticas intervencionistas, pero su equipo cree que será imposible liberar de un solo golpe todos los límites.

"El 'cepo' son muchas cosas, no es una sola. Una de las cosas es la posibilidad, por ejemplo, de sacar divisas al exterior, otra cosa el pago a importadores. Todo eso es (lo que será) libre, se trabaja para eso", dijo a periodistas Marcos Peña, jefe de campaña de Macri.

Peña explicó que, si resulta electo, Macri levantará todos los límites desde el 10 de diciembre, día en que asumirá la presidencia, pero que deberá estudiar cómo afrontará los pedidos pendientes con anterioridad, que incluyen deudas de importadores y dividendos no girados al exterior.

"De lo pasado, hay que mirar. Cuando lleguemos vamos a ver los tiempos de eso", señaló.

Los planes de Macri para desmembrar la red de controles sobre la estancada economía han seducido a los inversores locales y extranjeros, pero se han convertido también en un punto débil que el oficialismo ataca para intentar ganar votos independientes de cara a un balotaje que sería reñido.

"Vamos a tratar de resolver el flujo desde el primer día y veremos cómo nos hacemos cargo de estos temas de stock", afirmó Macri en una conferencia de prensa con periodistas extranjeros.

Sus críticos temen que una apertura abrupta del mercado de cambios podría disparar una fuerte devaluación y una fuga de divisas que podría golpear al país en momentos en que las reservas internacionales -que el Gobierno usa para pagar deuda y controlar el valor del dólar- están en niveles muy bajos.

"La pregunta que nadie sabe responder es cuántas reservas quedan. Papeles hay muchos, reservas mucho menos", dijo Macri. (Reporte de Maximiliano Rizzi; Escrito por Walter Bianchi, Editado por Gabriel Burin)