21 de noviembre de 2015 / 12:46 / en 2 años

Colapso de dique en Brasil revive debate sobre almacenamiento de desechos mineros

Por James Regan y Susan Taylor

SÍDNEY/TORONTO, 21 nov (Reuters) - El deslave mortal en un yacimiento de mineral de hierro en Brasil reavivó los llamados por mejores maneras de deshacerse de millones de toneladas de desechos mineros contenidos por diques artificiales.

El desastre en la mina de Samarco es el incidente más reciente vinculado con desechos mineros que han devastado el medioambiente. La tragedia dejó al menos 11 muertos y 12 desaparecidos.

Los desechos mineros son un material parecido al lodo y su almacenamiento y manejo se ha convertido en un importante tema ambiental y de seguridad, ya que pueden ser tóxicos y se les tendrían que mantener aislados.

Brasil catalogó el desastre del 5 de noviembre como una “catástrofe ambiental”. La responsabilidad podría recaer sobre los copropietarios de Samarco: Vale y BHP Billiton .

Andrew Mackenzie, presidente ejecutivo de BHP Billiton, dijo que la minera estaba revisando todas sus represas y que las compañías con participaciones en Samarco comenzarían una investigación con una amplia gama de expertos.

“Estaremos completamente abiertos a los hallazgos de ese reporte para que reguladores y compañías de todo el mundo se beneficien de ese conocimiento y para que algo así no vuelva a suceder nunca”, prometió Mackenzie durante una conferencia telefónica con analistas.

En Brasil, lo menos que podría enfrentar la industria son leyes más severas. Un congresista dijo que una propuesta para un nuevo código minero podría incluir regulaciones más estrictas para diques de desechos y hacer obligatorio el procesamiento en seco.

Existe un método alternativo, conocido como almacenamiento seco o “dry-stacking” que se presenta a menudo como una forma de mitigar desastres como el de Samarco.

En el proceso se separa el agua del mineral usado con filtros de vacío o de presión, lo que permite que los desechos sean apilados y controlados de mejor forma.

Los promotores del dry-stacking afirman que el método además controla el vertido de residuos a las aguas subterráneas, filtraciones que podrían derivar en responsabilidades ambientales aún después de que un yacimiento se haya agotado.

Pero se aplica rara vez debido a sus costos, lo que implica que se han construido miles de presas para residuos húmedos y se planifica la construcción de más. Sólo en Estados Unidos existen 839 diques de contención de desechos y en el mundo hay unos 3.500, según datos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense y de Naciones Unidas.

ALMACENAJE EN SECO, ECLIPSADO

La ruptura de una presa de desechos en el yacimiento cuprífero de Mount Polley en Canadá hace unos 15 meses llevó a expertos a recomendar que las minas de la provincia usaran la mejor tecnología disponible, incluyendo el dry stacking.

“Mount Polley dio inicio a un clamor por el almacenaje en seco, que es una forma completamente distinta de disposición de relaves pero que a menudo no resulta por una serie de razones”, comentó Lindsay Newland Bowker, asesora de políticas y consultora de manejo de residuos de la minería.

Este año Seabridge Gold, que cotiza en Toronto, rechazó el dry stacking para una nueva mina en Columbia Británica, con la conclusión de que no era factible en regiones montañosas y húmedas.

Aun así, algunas mineras aplican la tecnología.

El yacimiento aurífero Greens Creek, en Alaska, estuvo entre las primeras en usarla, mientras que el proyecto cuprífero Rosemont de la canadiense Hudbay Minerals en Arizona y La Coipa en el desierto de Atacama, en Chile, también planean aplicar la técnica del almacenamiento seco de residuos.

Un proceso de secado en el yacimiento de mineral de hierro Karara, en Australia, deja un material químicamente inerte que se compacta en una zona del desierto antes de volver a dejarlo en la tierra.

“Donde estamos viendo que se aplica más la tecnología del dry stack es el áreas donde el agua es escasa”, comentó Dirk Van Zyl, profesor de ingeniería de minas de la Universidad de Columbia Británica.

“SE REDUCE A LA PARTE ECONÓMICA”

La mina Porgera en Papua Nueva Guinea, propiedad de Barrick Gold Corp y de la china Zijin Mining Group , consideró alguna vez mezclar relaves con rocas de desecho gruesas y lodo para crear un producto que pudiera almacenarse en superficie, en vertederos.

La idea nunca se implementó y en cambio una planta en la mina retira el contenido más grueso de los desechos, lo mezcla con cemento y lo entierra. La mezcla de residuos más finos se arroja en un río.

La canadiense Teck Resources Ltd ya está aplicando una tecnología distinta de manejo de residuos húmedos y secos en su mina de carbón Elkview, mientras que el yacimiento de plomo Silvertip usará una combinación de almacenamiento seco y subterráneo.

John Werring, asesor senior en Ciencia y Política de la Fundación David Suzuki, grupo ambientalista canadienses, dijo que más minas podrían usar el almacenamiento seco si los Gobiernos detuvieran los permisos a las presas de desecho convencionales y presionaran a las empresas a buscar alternativas.

“Pero todo se reduce siempre a la parte económica”, enfatizó. (Editado en español por Janisse Huambachano y Gabriela Donoso)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below