Peso argentino registra mayor devaluación en décadas tras liberación de mercado de cambio

jueves 17 de diciembre de 2015 10:24 GYT
 

BUENOS AIRES, 17 dic (Reuters) - El peso mayorista de Argentina se desplomó casi un 30 por ciento el jueves, su mayor caída diaria en décadas, después de que el Gobierno recién asumido eliminó las amplias restricciones que desde hace años mantenían sobrevaluada la moneda doméstica en el mercado oficial de cambios.

La moneda de la tercera economía de América Latina cayó a 14 unidades por dólar en los primeros negocios, desde las 9,8275 unidades del cierre previo, un día después de que la gestión de Mauricio Macri anunció el final de los duros límites para acceder a divisas que había aplicado el Gobierno anterior.

"Está todo el mundo cargado de incertidumbre porque los cambios son muy fuertes. Es lógico el desconcierto y va a llevar un par de horas hasta que tienda a encarrilarse", dijo un operador del mercado local luego de la apertura en la mañana del jueves.

Según analistas, la devaluación acelerará aún más la inflación, que hoy ya supera el 20 por ciento anual, lo que golpeará al consumo y hará que la economía argentina termine el año próximo estancada o en una leve recesión para repuntar recién en el 2017.

La ex presidenta de centroizquierda Cristina Fernández, que dejó el poder la semana pasada, había impuesto severos límites sobre el mercado cambiario en 2011 para evitar fugas de capital en una economía estancada por la falta de divisas.

Ese sistema generó una enorme brecha entre la plaza oficial y el mercado negro -que el miércoles cerró a 14,52/14,57 pesos por dólar-, en un país donde la moneda estadounidense suele ser un refugio ante las turbulencias económicas locales.

Macri, un empresario de centroderecha bien visto por el sector financiero, llegó al poder con la promesa de eliminar políticas intervencionistas como restricciones a la importación y la exportación que ahuyentaron las inversiones y en muchos casos generaron una contracción de la actividad económica. (Reporte de Maximiliano Rizzi, Jorge Otaola y Walter Bianchi)