Moneda peruana cierra con baja de 14,56 pct en el 2015, la mayor caída en 17 años

jueves 31 de diciembre de 2015 15:11 GYT
 

LIMA, 31 dic (Reuters) - La moneda peruana cerró el 2015 con una caída de 14,56 por ciento, la más pronunciada en 17 años en medio de las expectativas de un alza de la tasa clave estadounidense y ante un descenso de los precios de los metales.

El retroceso anual del sol es el mayor desde 1998 cuando cayó un 15,8 por ciento. Asimismo, la baja de la moneda local se compara con el descenso de un 6,43 por ciento del 2014 y de un 9,72 por ciento del 2013.

La moneda peruana registró una caída anual similar al peso chileno, que terminó el 2015 con una baja del 14,7 por ciento. En tanto que el real brasileño, una de las principales divisas de América Latina, se desplomó un 48,49 por ciento en el año.

"La fortaleza del dólar estuvo impulsada por las expectativas en torno a la normalización monetaria de la Reserva Federal, que ocurrió en diciembre con el primer incremento de tasa de interés luego de 8 años de mantener la tasa cercana a cero", dijo Mario Guerrero, jefe de economía monetaria del Scotiabank.

En la última sesión del año, el sol retrocedió un 0,15 por ciento, a 3,414/3,414 unidades por dólar, un nuevo mínimo de casi 10 años. El miércoles, la moneda local cerró en las 3,409/3,409 soles por dólar.

En la jornada del jueves, el Banco Central vendió 74 millones de dólares, a un tipo de cambio promedio de 3,4135 unidades para compensar la demanda de divisas de empresas.

Durante el 2015, el Banco Central contrarrestó la caída del sol vendiendo 8.064 millones de dólares. El ente emisor también colocó swap cambiarios por unos 116.277 millones de soles.

Para el 2016, los analistas esperan que el sol siga debilitándose al menos hasta la primera mitad del año por la caída de los precios de los metales, los eventuales efectos del fenómeno climatológico de El Niño, y ante la elección presidencial local, que se espera sea menos riesgosa que las anteriores.

Para la segunda mitad del próximo año, "el panorama podría ser distinto cuando se conozca quién será la nueva administración y se formen expectativas favorables respecto de las nuevas medidas de reactivación", explicó Guerrero.

Sin embargo, los factores externos que podrían mantener la incertidumbre entre los inversores, son la caída de los precios de los metales y el ritmo de aumento de las tasas de interés por la Fed, coincidieron los analistas. (Reporte de Ursula Scollo, editado por Teresa Céspedes)