Fiscales brasileños analizan mensajes de texto a asesor de Rousseff y CEO de Petrobras: diario

jueves 7 de enero de 2016 09:50 GYT
 

SAO PAULO, 7 ene (Reuters) - Fiscales brasileños están investigando mensajes de texto de un ejecutivo que podrían demostrar que el jefe de gabinete de la presidenta Dilma Rousseff favoreció a firmas constructoras que hicieron donaciones a su partido cuando era gobernador estatal, informó el diario Estado de S. Paulo el jueves.

Asimismo, una serie diferente de mensajes del mismo empresario podría indicar que Aldemir Bendine, presidente ejecutivo de la compañía estatal Petrobras, participó en una trama de obligaciones de deuda "supuestamente ilegal" con la firma de ingeniería OAS cuando presidía el estatal Banco do Brasil, señaló el reporte.

Las dos cadenas de mensajes son analizadas por fiscales federales en Brasilia, aseguró el diario, que tuvo acceso a los documentos.

Ni Bendine ni el jefe de gabinete de Rousseff, Jacques Wagner, que era gobernador del estado de Bahia cuando fueron enviados los mensajes, han sido acusados de delitos por los fiscales ni por la policía.

Los investigadores están desentrañando el mayor escándalo de corrupción de Brasil, centrado en una trama de sobornos que implicó a decenas de constructoras, a Petrobras y otras compañías estatales, así como a partidos y a políticos, muchos de los cuales están alineados con el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff.

Estado dijo que los mensajes del ejecutivo de OAS Leo Pinheiro parecen mostrarle negociando donaciones a la campaña del candidato del PT a la alcaldía de Salvador en 2012, a cambio de favores de Wagner, como pedir al ministro de Transporte que liberara fondos para proyectos en 2014. Pinheiro cumple condena de 16 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Bendine es mencionado en mensajes de texto de Pinheiro a otros ejecutivos y al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, que fue acusado formalmente de aceptar sobornos de contratos de Petrobras. OAS es sospechosa de pagar sobornos a políticos, incluido Cunha, a cambio de inversiones de bancos estatales y fondos de pensiones.

La oficina del fiscal federal declinó referirse a las informaciones, mientras que el despacho de la presidenta y de su jefe de gabinete no respondieron a los pedidos para comentar el asunto. Petrobras tampoco contestó de inmediato, aunque Estado publicó una nota de Bendine en la que asegura que todos los proyectos presentados a Banco do Brasil por sus clientes eran "completamente técnicos".

(Reporte de Caroline Stauffer; editado en español por Carlos Serrano)