Mineros informales en Perú tienen esperanza en que candidata Fujimori termine con duras medidas

martes 31 de mayo de 2016 19:17 GYT
 

Por Mitra Taj

HUEPETUHE, Perú, 31 mayo (Reuters) - En Huepetuhe, un pueblo de mineros informales de oro en la amazonía de Perú, el auge terminó.

La mano dura del Gobierno del presidente Ollanta Humala contra la minería ilegal llevó al cierre de restaurantes, silenció las lodosas calles del pueblo y redujo el flujo de migrantes andinos que buscaban las riquezas de la selva.

Los residentes de Huepetuhe, donde una estatua dorada de un minero musculoso brilla en su plaza principal, ven un rayo de esperanza en la candidata favorita para ganar la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, que promete despenalizar las improvisadas minas que son vitales para la economía de la región.

Fujimori ha afirmado que derogará decretos aprobados por Humala, que prohíben el uso de dragas y maquinaria pesada en los ríos, para luego dar inicio a un nuevo intento de formalizar a la minería de pequeña escala.

El compromiso es parte de una estrategia de Fujimori para asegurarse el apoyo de grupos claves y, según analistas, eso le ha ayudado a liderar las encuestas con una ventaja de más de cinco puntos porcentuales sobre su rival Pedro Pablo Kuczynski, con quien se medirá el domingo en una segunda vuelta electoral.

"Voy a votar por Keiko, pero solamente por esa propuesta", dijo Ronald Vizarreta, de 29 años y empleado en una tienda que compra oro a los mineros en Huepetuhe.

Vizarreta, quien dijo haber sido opositor de la candidata y de su padre el ex presidente Alberto Fujimori, argumentó que, si ella no gana, policías corruptos seguirá sobornando en esa zona, respaldados en una serie de controles que van desde el racionamiento de combustible hasta la prohibición de mercurio.

"Todo es ilegal ahora", agregó.   Continuación...