RPT-ACTUALIZA 2-Monsanto sigue sin alcanzar acuerdo con Argentina por regalías de soja

jueves 2 de junio de 2016 07:44 GYT
 

(Repite nota transmitida el día anterior. Texto sin cambios)

BUENOS AIRES, 1 jun (Reuters) - Argentina y el gigante de los negocios agrícolas Monsanto aún no han llegado a un acuerdo sobre las revisiones de cargamentos de soja para buscar semillas cuyas regalías no se hayan pagado, dijeron el miércoles fuentes de la empresa y del Gobierno, pero reconocieron avances de las negociaciones.

En abril, Argentina decidió que todos los análisis de granos debían tener una autorización oficial, lo que buscaba frenar las revisiones que desde 2015 realizaban firmas agroexportadoras alentadas por el fabricante de semillas. Monsanto reaccionó diciendo que revisaría sus planes de negocios en el país.

"No se ha alcanzado un acuerdo definitivo. Las conversaciones son constructivas", dijo a Reuters una fuente de Monsanto en Buenos Aires.

"Si bien reconocemos que hay un diálogo avanzado y que hay buena voluntad de ambas partes, no nos podemos adelantar", dijo bajo condición de anonimato una fuente del Ministerio de Agroindustria, quien añadió que en los próximos días podría haber novedades al respecto.

Antes del inicio de las negociaciones, Monsanto anunció que no vendería nuevas tecnologías en el importante mercado del país sudamericano, que es el mayor exportador mundial de harina y aceite de soja y el tercero del grano sin procesar.

"En función de atraer y alentar investigaciones y desarrollos adicionales en la agricultura, será necesario que Argentina demuestre que tiene un ambiente de negocios previsible que reconoce la protección de la propiedad intelectual y los acuerdos privados", dijo Monsanto en un comunicado.

Argentina también deberá "proveer claridad respecto de una manera previsible de cobrar las regalías sobre tecnologías patentadas", añadió el comunicado de la oficina de la firma en Buenos Aires.

Los productores de Argentina deben pagar regalías al comprar semillas de soja transgénicas desarrolladas por Monsanto, pero la legislación local permite el uso gratuito de las semillas que los agricultores obtengan de su propia cosecha.

Como es difícil distinguir entre esas semillas de segunda generación y aquellas compradas en el mercado negro, Argentina creó el año pasado un registro de granos para combatir la venta ilegal, pero la revisión continuó y grupos de agricultores denunciaron a Monsanto por "conducta antijurídica y abusiva". (Reporte de Maximiliano Rizzi; editado por Javier López de Lérida)