Empresarios argentinos demoran inversiones a la espera de reactivación económica

viernes 1 de julio de 2016 11:31 GYT
 

Por Eliana Raszewski

LA PLATA, Argentina, 1 jul (Reuters) - La fábrica Cerámica Fanelli, ubicada en la ciudad de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, trabaja a media máquina. Una de sus líneas de producción de ladrillos está detenida hace meses en medio de una contracción del mercado que afecta a muchas empresas de Argentina.

La situación es preocupante porque la construcción es considerada una actividad clave para la generación de empleo y la reactivación de una economía estancada desde hace años, que aún no ha podido despegar pese a las expectativas generadas por el liberal Mauricio Macri tras asumir el Gobierno en diciembre.

Macri tomó varias medidas, como la liberación de mercados, con el fin de atraer los capitales necesarios para que la actividad repunte en la segunda mitad del año pero, paradójicamente, los empresarios locales están a la espera de una mejora en la economía para concretar sus inversiones.

"Hay una sensación de espera. Hay optimismo en el mediano y largo plazo, pero en el mientras tanto, se prefiere esperar", explicó Ignacio De Mendiguren, vicepresidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria, un sector en el que las ventas cayeron entre un 18 y un 20 por ciento en el año.

Las altas tasas de interés, el peso a un valor considerado alto y el aumento de las importaciones, que crecieron un 45 por ciento en mayo respecto al mismo mes del año anterior, generan incertidumbre en el empresariado a la hora de invertir, agregó.

Cerámica Farelli tiene previsto invertir al menos 11 millones de dólares en nuevas maquinarias, aunque solo concretará el desembolso cuando se observe una recuperación del país.

"Venimos analizando una inversión para poner en funcionamiento una tercera línea de producción", dijo a Reuters Claudio Moretto, gerente de la empresa, pero explicó que para ello esperarán que haya signos de reactivación.

Sin embargo, la recuperación de la economía que el Gobierno preveía para la segunda mitad del año ahora se estima que, con suerte, llegará para fin de año. La inflación sigue siendo alta y el consumo está estancado.   Continuación...