Sentido Común-México logra bajar tasas largo plazo, voto de confianza; pero corre riesgos

lunes 4 de julio de 2016 10:20 GYT
 

4 jul (Sentido Común) - La decisión de Banco de México de subir el jueves su tasa de interés de referencia en medio punto porcentual logró no sólo el objetivo primario --elevar el costo de pedir prestado en el corto plazo-- sino también otro, secundario, que parecería contra-intuitivo pero que es crucial para medir la efectividad de la medida --bajar las tasas de largo plazo.

Tras el aumento en 0.5 puntos porcentuales que dictaron las autoridades a su tasa de referencia, que pasó de 3.75 a 4.25%, las tasas de corto plazo de los valores gubernamentales se elevaron en una proporción similar al incremento decretado.

Pero al mismo tiempo, las tasas de los valores gubernamentales de tres o más años, bajaron, en algunos casos hasta en 0.2 puntos porcentuales en los últimos dos días.

Ambos movimientos, generaron beneplácito en las autoridades monetarias, quienes vieron en el alza y la caída de ese tipo de tasas indicios de que los inversionistas confían en que podrán contener las presiones inflacionarias que comienzan a vislumbrase en México por la caída del peso, sin afectar --que es lo más importante-- el nivel esperado de 3% para la inflación de mediano y largo plazo.

La reacción en el mercado de deuda parece confirmar que con el alza a la tasa de referencia "anclamos mejor las expectativas de inflación y eso propició que las tasas de largo plazo cayeran", dijo Manuel Ramos Francia, miembro de la junta de gobierno de Banco de México, en una entrevista radiofónica con el conductor Leonardo Curcio, en la esta estación Stereo Cien, el viernes.

La interpretación de Ramos Francia la compartieron diversos especialistas, quienes también consideraron que el alza de las tasas de corto plazo, combinado con la caída que registraron las de mediano y largo plazo, refleja, al menos hasta ahora, confianza de los inversionistas en la capacidad de Banco de México para controlar las alzas de precios que la economía mexicana comienza a observar por la debilidad del peso.

El año pasado, el tipo de cambio descendió 14.3% y en lo que va de 2016 ha perdido 6.3% contra el dólar.

"La reacción inicial ha sido favorable en el sentido de que la curva de rendimientos de los bonos gubernamentales se ha aplanado", dijo Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Crédit Suisse Group, en una entrevista telefónica. "Eso te podría hacer pensar que los inversionistas le están dando un voto de confianza al Banco de México de que va a contener el brote inflacionario en el corto plazo, por lo que están manteniendo sus posturas en el mediano y largo plazo".

Sin embargo, los aplausos que recibieron las autoridades monetarias no dejaron de venir acompañados de cierta cautela por parte de los especialistas, quienes están hasta cierto punto ansiosos por ver si a este acto inicial de Banco de México le seguirán otros que permitirán al país librar una etapa de gran incertidumbre y volatilidad.   Continuación...