Brasil licitará reservas subsal en 2017 para sacar de estancamiento a su industria petrolera

miércoles 6 de julio de 2016 09:16 GYT
 

Por Jeb Blount

RÍO JANEIRO, 6 jul (Reuters) - Brasil anunció que licitará a mediados del 2017 cuatro áreas de su prolífica región subsal, a fin de acelerar el desarrollo de sus reservas de gas y petróleo mar adentro, bloqueadas por políticas nacionalistas, dificultades financieras y la enorme deuda de la compañía estatal Petrobras.

Entre las áreas que serán parte de la operación se encuentra el bloque BM-S-8 de la enorme formación de Carcará, situado en la cuenca de Santos, al sur de Río de Janeiro, dijo Marcio Felix, ministro de Energía, a periodistas en una rueda de prensa tarde el martes.

"Sin esta licitación, Carcará no podrá ser desarrollado", dijo un alto ejecutivo de una compañía que gestiona los recursos de la formación.

Aunque no existen datos oficiales sobre las reservas explotables de Carcará, los socios del grupo, entre ellos Petrobras, la portuguesa Galp Energia SPGS SA , y las brasileñas Barra Energia y QGEP Participações SA, han dicho que el área rivaliza con los 8.000 millones de barriles de crudo de la formación Lula.

Lula constituye una de las mayores formaciones descubiertas en el mundo en las últimas cuatro décadas y tiene suficiente petróleo equivalente como para abastecer las necesidades del planeta por casi tres meses.

Petrobras cuenta con un 66 por ciento del bloque BM-S-8 donde se descubrió Carcará y es el socio principal u "operador" del proyecto. Galp tiene un 14 por ciento y Barra y QGEP participan con un 10 por ciento cada uno.

Además del BM-S-8, Felix dijo que el Gobierno licitará bloques situados en la formación Tartaruga perteneciente a Petrobras, en el campo de Sapinhoa -controlado por la estatal brasileña y petroleras extranjeras- y en la reserva de Gato do Mato.

En el 2010, el Gobierno de Brasil introdujo cambios a la legislación sobre explotación petrolera para incrementar el control del Estado en las enormes formaciones subsal y canalizar la esperada bonanza por sus recursos al desarrollo económico y a los sectores de educación y salud del país.

Pero en lugar de ello, la ley generó un estancamiento de la inversión y dejó la exploración en un limbo regulatorio. Más tarde, el escándalo de corrupción surgido en Petrobras, la deuda de 126.000 millones de dólares de la compañía y el desplome de los precios del crudo se combinaron para paralizar a la alguna vez pujante industria energética brasileña. (Reporte de Jeb Blount; escrito por Jeb Blount y Alonso Soto. Editado en español por Marion Giraldo)