Perú pide desestimar demanda de arbitraje por 1.600 mln dlrs en disputa con fondo Gramercy

miércoles 6 de julio de 2016 13:17 GYT
 

LIMA, 6 jul (Reuters) - Perú pidió a un tribunal desestimar la demanda de arbitraje por 1.600 millones de dólares presentada por el gestor estadounidense de activos emergentes Gramercy, en una disputa por unos bonos agrarios emitidos hace cuatro décadas.

El ministerio peruano de Economía y Finanzas informó el miércoles que sus abogados respondieron a la demanda de arbitraje y acusaron a Gramercy de montar una "campaña de ataque" contra el país andino para obtener ganancias extras.

El fondo Gramercy, que tiene su sede en Connecticut, acusa a Perú de "expropiar indirectamente" su inversión en bonos agrarios adquiridos en la última década en el mercado secundario a tenedores locales y de otras violaciones de un tratado de promoción de comercio entre Estados Unidos y el país andino.

"Gramercy ataca al Perú y al esquema implementado para los tenedores de bonos en su intento de obtener ganancias más allá de las que tiene derecho. Es Gramercy, no el Perú, que ha violado el objeto, fin y los requisitos del tratado", dijo el Ministerio peruano comunicado.

Muchos inversores que poseen los bonos impagos, incluyendo a Gramercy, han rechazado una decisión del 2013 de la máxima corte de Perú sobre el método de pago que consideran les recortó varios miles de millones de dólares y postergó a los inversores institucionales en la estructura de desembolsos.

Los llamados bonos agrarios fueron emitidos como compensación en la década de 1970 dentro de un programa de expropiación de tierras iniciado por el gobernante izquierdista general Juan Velasco, quien trató de tomar las haciendas de los ricos y entregarlas a los campesinos pobres.

Los bonos fueron emitidos bajo la legislación peruana y en moneda local, pero después de años de hiperinflación y problemas de la economía local, el estado y valor del título se tornó incierto.

El presidente electo Pedro Pablo Kuczynski, considerado amigo del libre mercado, asumirá funciones el 28 de julio y deberá resolver la controversia en la que Gramercy, que posee 9.700 bonos, afirma que se busca recortar valor de los títulos. (Reporte de Marco Aquino, editado por Gabriela Donoso)