Banco Central de Brasil mantendría tasas de interés estables pese a recesión

miércoles 20 de julio de 2016 09:12 GYT
 

Por Alonso Soto

BRASILIA, 20 jul (Reuters) - El Banco Central de Brasil probablemente dejará estables las tasas de interés al final de su reunión del miércoles, en la primera decisión que tomará el nuevo consejo del organismo que se espera envíe un mensaje de cautela ante la incertidumbre política y las elevadas expectativas de inflación.

Todos a excepción de uno de 43 economistas consultados esperan que el banco mantenga sin cambios su tasa referencial Selic en 14,25 por ciento por octava vez consecutiva. Uno de los expertos prevé un recorte de 50 puntos básicos.

Pese a que la recesión de Brasil prevalece por segundo año, el nuevo gobernador del banco central, Ilan Goldfajn, ha prometido dejar estables las tasas, que se ubican en máximos de casi 10 años, para reducir las expectativas inflacionarias en una nación que en las últimas dos décadas se ha visto asediada por constantes periodos de alzas excesivas de precios.

Goldfajn y otros cuatro miembros del panel de nueve integrantes que fija la política monetaria de Brasil en el llamado Copom, han vinculado futuros recortes de tasas a la aprobación legislativa de medidas destinadas a reducir los gastos públicos y los beneficios de los pensionados.

"Las expectativas inflacionarias permanentemente altas, sumadas al complejo ambiente político -que además sufre por cierta incertidumbre ante la aprobación de reformas económicas, especialmente las relacionadas a las políticas fiscales- siguen siendo obstáculos para la flexibilización monetaria", dijo en una nota la correduría Plura, con sede en Sao Paulo.

La postura combativa contra la inflación de Goldfajn, quien renunció a su puesto como economista jefe de Itaú Unibanco para encabezar el banco central en junio, ha llevado a los economistas a revertir sus apuestas iniciales de una reducción de las tasas en octubre.

Algunos expertos prevén que la tasa Selic podría quedar sujeta a una baja recién en noviembre si las expectativas de inflación siguen altas.

El presidente interino Michel Temer, quien reemplazó a la suspendida mandataria Dilma Rousseff mientras es sometida a un juicio político, se esfuerza por lograr el apoyo del Congreso a reformas económicas impopulares que según dice son necesarias para recuperar la confianza de los inversores.

La inflación de Brasil probablemente terminará el año por encima del objetivo oficial de entre 2,5 y 6,5 por ciento, pero Goldfajn ha prometido hacer todo lo posible para frenarla y llevarla al centro de la meta en el 2017. (Reporte de Alonso Soto. Editado en español por Marion Giraldo)