Con viajes de 36 horas, venezolanos inundan frontera con Brasil para comprar comida

miércoles 10 de agosto de 2016 11:58 GYT
 

Por Brian Ellsworth

PACARAIMA, Brasil, 10 ago (Reuters) - El empleado público José Lara utilizó parte de sus vacaciones este mes para tomar un largo viaje en autobús a través de las vastas sabanas del sur de Venezuela, pero el viaje fue todo menos divertido.

Lara tomó un bus durante la noche y, luego, una camioneta pick-up para cruzar la frontera hacia el vecino Brasil en un viaje de 36 horas para comprar alimentos básicos, que son escasos en la Venezuela en crisis.

"Ya los trabajadores no pueden ni disfrutar sus vacaciones. Mira dónde estoy. Comprando comida para mis hijos", dijo Lara, de 40 años, mientras se preparaba para cargar paquetes de 30 kilos de arroz y harina en un autobús.

Los venezolanos que están buscando vías de escape de su disfuncional economía socialista están inundando el remoto pueblo brasileño de Pacaraima, en busca de productos básicos que son prohibitivamente caros en casa o sólo disponibles después de horas de espera en enormes colas.

Los compradores han estado haciendo el viaje desde hace meses, sobre todo desde la ciudad industrial de Puerto Ordaz -un viaje en autobús de 12 horas-, pero últimamente también están llegando desde regiones más remotas.

Cada vez más venezolanos se quejan de que la escasez y las largas colas les prohíben hacer tres comidas diarias.

Los bajos precios del petróleo y los enormes costes de servicio de la deuda han dejado al país sin dólares para importar suficientes bienes, mientras los controles de precios y de divisas han paralizado la industria local.

Pero mientras la oposición culpa al presidente Nicolás Maduro de la crisis e intenta desbancarlo a través de un referéndum revocatorio, el mandatario alega que es víctima de una "guerra económica" liderada por Estados Unidos.   Continuación...