EXCLUSIVA-Canadiense Kinross busca salir de Chile, pone en venta minas: fuentes

jueves 18 de agosto de 2016 13:26 GYT
 

TORONTO/SANTIAGO, 18 ago (Reuters) - La minera canadiense Kinross Gold Corp busca salir de Chile y ya puso en venta sus principales activos en el país, dijeron a Reuters fuentes cercanas al proceso.

Kinross, la quinta mayor aurífera del mundo, contrató a Bank of Nova Scotia para que la ayude a encontrar compradores para sus dos minas en Chile, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas.

El interés en los yacimientos ha sido bastante alto, aseguraron las fuentes. Las ofertas a la fecha incluyen a compañías canadienses y chilenas, como también de mineras de otras partes del mundo, agregaron.

La decisión ocurre luego de los problemas de la empresa con el suministro de agua en Maricunga, la única mina de Kinross en Chile que actualmente se encuentra operativa. La Coipa, otro yacimiento de la canadiense en el país, se mantiene parada desde 2013.

La autoridad ambiental de Chile ordenó en marzo la clausura de instalaciones de extracción de agua de Maricunga, luego de comprobar que debido a su operación se desecaron humedales ubicados en torno al complejo, algo que la empresa rechaza.

La compañía confirmó que las operaciones están actualmente suspendidas en Maricunga.

El regulador chileno detalló recientemente que, sin los pozos, la minera no puede operar, ya que son las únicas fuentes de agua de las que dispone.

"Hemos recibido manifestaciones de interés por Maricunga y La Coipa, como sucede con otros activos cada cierto tiempo, y continuamos manteniendo nuestras opciones abiertas", dijo el portavoz de Kinross Louie Diaz, quien declinó comentar si la firma había iniciado un proceso formal para vender sus minas chilenas.

Maricunga, ubicada en el norte de Chile, produjo alrededor de 212.155 onzas de oro el año pasado, representando cerca de un 8 por ciento del total de la compañía.

Kinross también cuenta con minas y proyectos Brasil, Rusia, Mauritania, Ghana y Estados Unidos. (Reporte de John Tilak y Susan Taylor en Toronto, con contribución de Rosalba O'Brien en Santiago. Traducido por Felipe Iturrieta.)