Buscan crudo en aguas profundas de México con la misma tecnología que habla del fin de los dinosaurios

lunes 5 de diciembre de 2016 06:00 GYT
 

Por David Alire Garcia

CIUDAD DE MÉXICO, 5 dic (Reuters) - México realizará el lunes la esperada licitación de bloques petroleros en aguas profundas, un hito logrado gracias a miles de millones de dólares invertidos en datos geológicos con los que se mapearon depósitos hasta ahora inaccesibles, lo que en la industria llaman "la última gran frontera comprobada".

Durante los dos últimos años, la recolección masiva de datos por parte de algunas de las principales compañías geofísicas del mundo ha permitido diseñar ambiciosos proyectos petroleros con la misma tecnología que se utilizó para explicar el fin de los dinosaurios o descubrir ruinas de civilizaciones olvidadas.

"Lo que estamos haciendo es, literalmente, reescribir el modelo geológico del Golfo de México", dijo Juan Carlos Zepeda, jefe de la comisión nacional de hidrocarburos (CNH), el regulador petrolero mexicano, antes de la licitación donde participarán pesos pesados del sector como Chevron y BP .

Además de los más de 2.000 millones de dólares invertidos en varias docenas de proyectos de mapeo desde 2015, las compañías ya suman 520 millones de dólares en venta de datos, dijo Zepeda.

La bonanza de datos ha sido un éxito temprano de la reforma energética que en 2013 acabó con 75 años de monopolio de la petrolera estatal mexicana Pemex en un intento por revertir la caída de la producción de crudo de 1.2 millones de barriles por día (bpd) en los últimos 12 años.

Mientras la producción de crudo en el lado estadounidense del Golfo de México podría tocar niveles récord de 1.79 millones de barriles por día (bpd) el próximo año; en México todavía no han vendido ni un solo barril de aguas profundas.

La licitación de un total de 11 proyectos podría atraer decenas de miles de millones de dólares en inversiones hasta el vencimiento de los contratos, aunque los primeros flujos de producción en el proyecto Trión de aguas profundas de Pemex no se esperan hasta 2022 como pronto.

Los más recientes estudios geológicos provienen de disparar ondas electrónicas y sónicas en el fondo marino y recopilar información mediante sensores, que luego es procesada en poderosas supercomputadoras.   Continuación...