El sindicato que pone en jaque a la mayor mina de cobre del mundo

jueves 9 de febrero de 2017 11:11 GYT
 

Por Fabián Andrés Cambero

SANTIAGO, 9 feb (Reuters) - En un salón adornado por una gran bandera chilena y retratos de figuras como Martin Luther King y Salvador Allende los dirigentes del sindicato de Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, planean la logística de lo que prometen será una dura huelga.

Los trabajadores del yacimiento controlado por la gigante global BHP Billiton rompieron esta semana lo que consideraron infructuosas negociaciones con la firma por un nuevo contrato colectivo y algunos dijeron estar preparados para dejar sus tareas hasta por dos meses.

"Alguien tiene que hacer esta pega (trabajo). Tenemos que hacer ver a los trabajadores que existen las instancias en las que podemos mejorar su calidad de vida y la de sus familias", comenta Carlos Allendes, portavoz del gremio.

La historia de desencuentros y protestas entre el poderoso sindicato y la empresa no es menor, con paralizaciones e incluso una huelga de hambre, un escenario que no parece descabellado ante la actitud más dura que, según los gremialistas, ha tomado la empresa en los últimos meses.

"Esta administración viene a ponerle la pata encima al sindicato, lo quiere destruir", afirma Patricio Tapia, presidente del gremio, quien fue reelecto el año pasado con una contundente cantidad de votos.

BHP Billiton ha estado enfocada en un plan de reducción de costos, en medio de la debilidad que mostró el valor del metal, y a inicios del 2015 impulsó un plan de retiro que redujo su nómina en más de 1.000 trabajadores.

Ahora los trabajadores se oponen a que los beneficios sean distintos entre trabajadores nuevos y antiguos, y buscan que se respeten los derechos de descanso ya establecidos.

  Continuación...