ANÁLISIS-OPEP evalúa cómo coexistir con el petróleo de esquisto de EEUU

viernes 26 de mayo de 2017 12:58 GYT
 

Por Ernest Scheyder

VIENA, 26 mayo (Reuters) - Primero, se ignoraron mutuamente. Luego, se trenzaron en una dura pelea. Finalmente, están conversando, aunque con agendas opuestas.

La historia de la relación entre la OPEP y la industria del petróleo de esquisto en Estados Unidos ha evolucionado mucho desde que el cártel descubrió hace cinco años que emergía un inesperado rival en un mercado clave para su crudo.

Representantes de la industria de esquisto estadounidense viajaron a Viena esta semana y la OPEP está preparando una visita a Texas, en un intento por entender si ambas industrias pueden coexistir o si tendrán otra gran pelea en el futuro cercano.

"Tenemos que coexistir", dijo el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, quien defendió un acuerdo de recorte de producción de la OPEP en diciembre, revirtiendo la estrategia previa de Riad de bombear lo máximo posible y tratar de acabar con la industria de esquisto estadounidense con precios bajos del petróleo.

La OPEP y países fuera del grupo, liderados por Rusia, acordaron el jueves extender los recortes de producción petrolera en nueve meses, hasta marzo de 2018, y mantener una producción global cercana a un 2 por ciento fuera del mercado, en un intento por impulsar los precios.

Pero la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ahora se da cuenta de que los recortes de suministro y precios más altos sólo hacen que sea más fácil para la industria del esquisto conseguir ganancias, después de que halló formas de reducir los costos cuando Arabia Saudita elevó la producción hace tres años.

En la cuenca de Permian, el mayor yacimiento petrolero de Estados Unidos, Parsley Energy Inc, Diamondback Energy Inc y otros están bombeando al ritmo más veloz en años, aprovechando nuevas tecnologías, bajos costos y precios estables del petróleo , para obtener ganancias a costas de la OPEP.

El más reciente cálculo de la OPEP admite la influencia global del esquisto, pero buscar dificultar su crecimiento manteniendo sólo una oferta suficiente en el mercado para que los precios sigan bajo los 60 dólares por barril.   Continuación...