Cañeros mexicanos temen su ruina si se cierra el mercado de azúcar de EEUU

domingo 4 de junio de 2017 15:05 GYT
 

Por Adriana Barrera

ZACATEPEC, México, 4 jun (Reuters) - Desde sus cañaverales en México, molestos campesinos temen un derrumbe de sus ingresos si fallan las negociaciones en Washington para mantener el acceso al mercado estadounidense del azúcar, lo que erosionaría el apoyo al partido gobernante en momentos en que la izquierda está ganando terreno.

En Zacatepec, Morelos, en el centro de México, Samuel Montes, cuya familia ha sembrado caña por generaciones, se pregunta qué pasará con él en caso de que el Gobierno mexicano y representantes de la industria acepten nuevas restricciones para el azúcar refinada, la de mejor precio.

También piensa que pasaría si la negociación, en sus últimas horas el fin de semana, colapsa y se imponen aranceles de hasta 80 por ciento al edulcorante mexicano, cerrando de facto el mercado estadounidense, el de mayor valor en el mundo.

"Se nos puede venir un problema social fuerte porque de la caña de azúcar dependen muchísimas familias", dijo Montes. El productor se refiere a 190,000 productores de caña y los 2.4 millones de empleos que hay alrededor de la caña en 15 de los 32 estados del país, de acuerdo a estimaciones del gremio.

El pago de la caña está ligado al precio del azúcar en los mercados que la compran. Los envíos a Estados Unidos se sujetan a los llamados "acuerdos de suspensión" de finales del 2014, que acabaron con el libre ingreso que había desde 2008 bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los acuerdos fijaron precios mínimos y un tope del 53 por ciento del cupo autorizado en cada ciclo para el azúcar refinada de al menos de 99.5 por ciento de polaridad, que mide la calidad del endulzante.

Pero los refinadores en Estados Unidos quieren bajar este porcentaje de refinada a hasta un 15 por ciento del cupo, dejando el resto para cruda, y reducir la calidad a una polaridad del 99.2 por ciento, cortando el camino para su venta directa a la industria y forzando su paso por las refinerías.

"El industrial lo que quiere (...) es llegar al consumidor final, que es el que da el mejor precio. Lo justo es que el industrial mande su azúcar y llegue al consumidor final", dijo Pedro Ocampo, jefe de la unión de cañeros de Zacatepec.   Continuación...