Colombia seguirá presionando para debilitar peso a nivel de 1.950: Ministro

viernes 9 de mayo de 2014 17:19 GYT
 

MEDELLIN, Colombia 9 mayo (Reuters) - Colombia continuará buscando opciones para que la moneda local retorne a un nivel de 1.950 unidades por dólar, más débil que el que registra actualmente, luego que el peso se apreciara por el ingreso de flujos extranjeros hacia activos de renta fija pública, dijo el viernes el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

El funcionario afirmó que además de la acumulación de reservas internacionales por parte del Banco Central, el Gobierno podría utilizar recursos excedentes para comprar dólares y apoyar la guerra contra la apreciación del peso, que impacta los ingresos de los exportadores e industriales.

"Siempre hemos puesto esa idea de una tasa de cambio de equilibrio cercana a los 1.950 pesos, nos vamos a mantener en esa idea porque sabemos que es lo que le conviene a los trabajadores y a los empresarios colombianos", dijo Cárdenas a periodistas al clausurar un simposio de banqueros.

El peso cerró el viernes a 1.904,5 unidades por dólar, su segundo nivel más fuerte desde octubre del año pasado, como efecto de la masiva entrada de dólares por el anuncio del banco de inversión JPMorgan de que aumentará la ponderación de la deuda pública interna en dos de sus índices.

Aunque el cambio en la ponderación se hará entre el 30 de mayo y el 30 de septiembre, JPMorgan dijo que desde que anunció la medida, el pasado 19 de marzo, han ingresado al país unos 2.800 millones de dólares.

Desde ese momento el peso acumula una apreciación de 6,2 por ciento.

"Todos los excedentes que tengamos, naturalmente los podemos utilizar para comprar dólares, lo hacemos con las regalías, lo hacemos con una parte de los recursos del pasivo de los entes territoriales, en fin, nosotros aprovechamos esta coyuntura también para comprar dólares así como lo hace el Banco de la República", precisó Cárdenas.

El ministro descartó establecer un control al ingreso de capitales y admitió que el país es víctima del éxito de su economía, que está creciendo por encima del promedio de los países de la región.

"Se ha convertido en un gran magneto para atraer capital", dijo.

"Somos un país muy serio que no reaccionamos a la carrera con controles de capitales, no consideramos que esos controles sean necesarios, por el contrario, creemos que el país en la medida en que sea más atractivo a la inversión es un país que va a tener más oportunidades de crecimiento", concluyó. (Reporte de Carlos Vargas, escrito por Nelson Bocanegra, editado por Manuel Farías)