REPORTE ESPECIAL-Documentos sugieren que compañías extranjeras ayudaron a dictadores brasileños

martes 5 de agosto de 2014 13:53 GYT
 

Por Brian Winter

SAO PAULO, 5 ago (Reuters) - Cuando João Paulo de Oliveira fue despedido en 1980 por Rapistan, un fabricante de bandas transportadoras basado en Michigan, sus problemas apenas comenzaban.

En los años siguientes, la dictadura militar que gobernaba Brasil lo arrestó o detuvo unas 10 veces. Automóviles de la policía pasaban por su casa en los suburbios industriales de Sao Paulo, dijo, y oficiales hacían gestos de cortarle la garganta o le apuntaban con armas.

¿El aparente delito de Oliveira? Ser un organizador sindical en una época en que los militares consideraban las huelgas como equivalentes a la subversión comunista.

"Solía bromear que mi casa era la más segura del barrio, con toda esa policía", dijo Oliveira, ahora de 63 años. "Pero era duro, muy atemorizante, como tortura psicológica", agregó.

Y peor, dijo, los fabricantes locales se negaron a contratarlo por años, citando vagamente su pasado. A otros colegas les ocurrió lo mismo. "Siempre sospechamos que las compañías pasaban información sobre nosotros a la policía", comentó.

"Pero nunca lo supimos con certeza", agregó.

Nueva evidencia sugiere que las sospechas de Oliveira tenían fundamento.

Una comisión designada por el Gobierno que investiga abusos durante la dictadura de Brasil (1964-1985) halló documentos que dice muestran que Rapistan y otras compañías ayudaron en secreto a los militares a identificar sospechosos "subversivos" y sindicalistas en sus planillas. Entre aquellos identificados está Oliveira. No está previsto que el reporte oficial sea publicado antes de diciembre, pero la comisión permitió a Reuters revisar la evidencia que involucra a las firmas a medida que la investigación se acerca a su fin.   Continuación...